El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Reyber Parra Contreras // 125 Aniversario de la Diócesis del Zulia

En el año vigésimo de su pontificado, el Santo Padre León XIII -mediante la Bula SupremumCatholicamEcclesiam-, desmembró el estado Zulia de la Diócesis de Mérida para constituir perpetuamente la diócesis que denominó del Zulia, una de las 284 diócesis que erigió en los 26 años de su permanencia en la cátedra de San Pedro.

El proceso canónico de erección de la Diócesis del Zulia abarcó poco más de dos años, entre 1895 y 1897, en dos fases: la de las gestiones propias del gobierno civil y la tramitación ante la Santa Sede.

La creación civil de la diócesis se produjo por acuerdo legislativo del Congreso de la República de fecha 23 de mayo de 1895, y refrendado por el Poder Ejecutivo, el 28 de mayo del mismo año, en la gestión del presidente Joaquín Crespo. Esta documentación oficial fue recibida inicialmente por el Delegado Apostólico en Puerto Príncipe (Haití), Mons. Julio Fonti, quien estuvo a cargo de la fase de consultas y de la presentación del expediente ante la Santa Sede.

El gobierno central de Venezuela envió a Roma la solicitud de erección de la nueva diócesis, mediante comunicación de fecha 20 de octubre de 1896, con la mediación del Delegado Apostólico Mons. Julio Fonti, quien el 21 de noviembre de 1896 remitió al Cardenal Rampolla (Secretario de Estado del Vaticano), la documentación que fundamentaba la solicitud de erección de la Diócesis del Zulia. Previamente, el presidente del estado Zulia, Dr. Jesús Muñoz Tébar, habría logrado remitir al papa León XIII una comunicación de fecha 27 de enero de 1896 donde le pedía con súplica que aprobase la erección de la Diócesis del Zulia, “como una necesidad urgente en el orden espiritual de este importante Estado”. La audaz gestión no cayó en saco roto, y según el testimonio del Cardenal Rampolla la misiva recibida estuvo “inspirada en sentimientos de verdadero católico y dirigida a implorar la creación canónica de una nueva diócesis, que se quería formar de una parte de la antigua Diócesis de Mérida y tomaría el nombre del Zulia”.

En la última década del siglo XIX se había consumado el declive político de Antonio Guzmán Blanco, gobernante que se planteó no descansar hasta convertir a Maracaibo en playa de pescadores. Los acuerdos políticos entre sus sucesores en el poder y la dirigencia maracaibera facilitaron el logro de importantes conquistas en beneficio de la región zuliana, entre estas: la reinstalación del Zulia como entidad federal y la fundación de la Cámara de Comercio; lo que coincidió con otros beneficios más vinculados con la iniciativa regional, como la inauguración de la monumental cárcel de Bella Vista y el arribo a Maracaibo de la congregación femenina de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana. Sin embargo, las dos grandes reivindicaciones de la región zuliana en aquella etapa final del siglo XIX fueron la fundación de la Universidad del Zulia en 1891, y la erección de la Diócesis del Zulia en 1897.

En paralelo con la gestión de aprobación de la Diócesis del Zulia, se atendió lo concerniente a la elección de su primer obispo. A finales de 1896 existía un consenso entre el Arzobispo de Caracas, Mons. Críspulo Uzcátegui; y el presidente de la República, general Joaquín Crespo, acerca de la persona idónea para tan importante designación. Ambos dignatarios eran los más autorizados para opinar sobre este asunto: el Arzobispo por estar a cargo de la Provincia Eclesiástica de la cual sería sufragánea la nueva diócesis; y el Presidente de la República por el derecho de elección que le confería la Ley de Patronato.  En atención a este respaldo, el Congreso de la República en sesión del 17 de mayo de 1897 aprobó la designación del Pbro. Dr. Francisco Marvez García como primer obispo del Zulia.

Luego de completarse la consignación en Roma de la documentación para la erección de la nueva diócesis y el nombramiento de su primer obispo, la Santa Sede emitió un informe favorable, que condujo a la promulgación del documento de constitución canónica de la diócesis, la Bula Pontificia SupremumCatholicamEcclesiam, del 28 de julio de 1897. En este documento, el papa León XIII designa a Maracaibo ciudad episcopal, erige en Catedral la Iglesia Matriz de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, declara a la nueva diócesis sufragánea del Arzobispado de Caracas, y pide que se organice el Capítulo Catedral y el seminario diocesano.  En el transcurso del siglo XX, de esta diócesis surgirían otras jurisdicciones eclesiásticas: el Vicariato Apostólico de Machiques (actualmente diócesis), la Diócesis de Cabimas y la Diócesis de El Vigía-San Carlos del Zulia. Todas ellas, junto con la Arquidiócesis de Maracaibo, conforman la Provincia Eclesiástica de Maracaibo, en cuya ciudad se encuentra la sede metropolitana.

 

 

*Historiador. Profesor de la Universidad del Zulia. Miembro de Número de la Academia de Historia del Estado Zulia. E-mail: [email protected]

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...