El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Revocar a Maduro..., por Nicmer Evans

Es revocar a la MUD porque son la misma política con distintos actores políticos y grupos económicos compitiendo por el mismo interés, el control de la renta petrolera. Hoy el revocatorio está en peligro, los sectores negociantes del PSUV y la MUD presionan para que la salida de Maduro sea por imposición de las cúpulas en los términos que ellos de nan y no por lo que determine el pueblo.

Un sector de la MUD se encuentra al descubierto, porque ir al referendo revocatorio podría implicar la pérdida de poder de los que son puente con el gobierno para la repartición del pequeño porcentaje de renta que le han asignado, y esto termina de tensar la conflictividad intercúpulas, mientras “los de abajo” seguimos siendo pisoteados por los mezquinos intereses de quienes se enriquecen controlando las importaciones a 10 Bs. por dólar, ensamblan las bolsas CLAP, o montan tiendas en el Centro Polo en Caracas de productos a precio DolarToday o más caros que ese indicador incluso, o que transforman a Tiendas Traki (de ropa y artículos para el hogar) en una tienda de venta de cervezas importadas de Alemania a Bs. 1000 la lata.

Hoy difícilmente hay diferencia entre los posibles resultados de un gobierno de Capriles y lo que hoy vivimos como consecuencia del gobierno del presidente Maduro, ya que las políticas adversas, con profundos sesgos neoliberales aplicados por Maduro, centran su atención en hacer que sea el pueblo que vive de su trabajo el que pague la crisis que generaron los corruptos burócratas y sectores empresariales pintados de rojo y opositores declarados, en complicidad con algunos sectores bancarios de esos mismos tonos de color, que hoy gozan de impunidad y que disfrutan de su jugosa estafa en paraísos fiscales e islas del Caribe.

Para las cúpulas negociantes, llegar al revocatorio no es el fin en sí mismo, sino un medio para lograr una negociación en donde unos factores logren tener mayor supremacía que otros en el momento de repartir el botín, esa es la cruda verdad. Quienes sí creemos en que el pueblo debe ser el único con la legitimidad y legalidad para decidir nuestro destino, no podemos permitir que el referendo revocatorio, derecho logrado en un proceso constituyente popular, sea secuestrado por aquellos que nunca creyeron en la Constitución Bolivariana, y de hecho la despreciaron.

Defender la Constitución y los derechos democráticos que ella contiene, es una obligación de todo aquel que votó a favor de ella, y de aquellos que siendo muy jóvenes en ese momento igual hoy están convencidos que es el acto más revolucionario y democrático que ha logrado nuestra sociedad en toda su vida republicana.

Si a eso le sumamos la necesidad de salir de este gobierno indolente, pero no para que llegue al poder una oposición igual de indolente, sino una alternativa política emergente, alterna y distinta a la actual polarización impuesta por el sistema político y electoral, entonces estamos hablando de una nueva revolución donde debemos en un primer paso revocar al gobierno y a la MUD, para después lograr constitucionalmente “revocar” al TSJ y al Poder Electoral, al Poder Ciudadano y a la Asamblea Nacional, a todos los que están en ejercicio del poder para lograr una relegitimación de todos los poderes, y que nuestra sociedad se dé el derecho de optar por un nuevo proyecto de país que nos contenga a todos: chavistas, opositores, “ni-ni”, críticos, propositivos, gente honesta y trabajadora, en democracia.

 

 

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...