El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Rafael A. Rincón // Hablemos de Educación XXV

Saludamos con beneplácito, el llamado a clases, al inicio del Año Escolar 2021 – 2022, es la Escuela, los Alumnos, la Educación, la razón de nuestra existencia, Somos fundamentalmente Educadores, ¿pero es conveniente en tiempo de pandemia?

Cada Maestro debe intentar llegar a su Escuela o Liceo, a su centro de trabajo y de inmediato constatar la existencia de condiciones mínimas para su desempeño laboral : servicio de electricidad, agua, salas sanitarias, material didáctico, pupitres, aulas, techos, tiza o marcadores, borradores, estado de limpieza, condiciones sanitarias, conexión a internet, computadoras, teléfonos celulares etc, y algo muy importante si están dadas las condiciones para cumplir con el Programa de Alimentación Escolar, y de inmediato pasar un reporte a sus respectivos gremios, hacer un diagnóstico para verificar si es posible o no reanudar las actividades, las clases presenciales en los recintos escolares, no olvidemos que antes de la pandemia, dichos recintos estaban deteriorados y en su mayoría podríamos decir que hasta en ruinas, aunado a ello, el desmantelamiento y robo que se presentaba constantemente en las escuelas, habiéndose incrementado durante el tiempo del virus mortal.

Los diferentes Delegados Sindicales en cada Institución, serán los responsables de hacer llegar a las Organizaciones Sindicales y Gremiales, el diagnóstico de cada docente. La Coalición Sindical se encargará de evaluar, de hacer público y de llevar a las autoridades el resultado de ésta actividad.

En ese mismo informe, cada Maestro debe expresar su condición laboral:¿Cuánto cobró la última quincena?, ¿Para que alcanza?, ¿Puede cumplir, asistir a su trabajo?, ¿atender las necesidades de su familia? ¿está vacunado?.

El Gobierno debe entender que es su obligación garantizar las condiciones mínimas que hagan posible la apertura de un nuevo año escolar y que están obligados a garantizar las condiciones adecuadas en las infraestructuras escolares, así como, que estén dadas las condiciones de bioseguridad en las Instituciones, para que no se conviertan en focos de contagio, debemos recordar que en los planteles educativos conviven los Maestros, pero también los niños, niñas y adolescentes, los trabajadores administrativos y obreros, las madres procesadoras, los padres y representantes etc.

De igual forma, el Gobierno debe garantizar a los docentes condiciones laborales, salarios dignos, prestaciones sociales, como lo establecen los instrumentos legales que amparan a los Profesionales de la Educación, igualmente el cumplimiento de la Convención Colectiva, en la cual se establecen beneficios contractuales para ellos. Además, proceder urgentemente a capacitar a los Educadores para el ejercicio de una Educación moderna, que es indispensable que el Docente tenga acceso al conocimiento, al saber, que tenga conexión a internet y a la manipulación de la tecnología digital, es decir, hay que dotar a todos los Educadores con Competencia Digital Docente.

Aparte de ser útiles, para un diagnóstico serio de las posibilidades de apertura del año escolar, es el momento propicio para proceder a capacitar a los Maestros con la mencionada Competencia Digital, la cual hemos venido planteando en artículos anteriores.

Nos preguntamos:

– ¿Habrá cancelación de sueldos y salarios por encima de la canasta básica, como lo contempla el artículo 91 de nuestra Constitución?

– ¿Nos van a garantizar transporte y efectivo, o por lo menos gasolina?

– ¿Habrá cursos de actualización, de mejoramiento profesional, de Postgrado para los Docentes?

-¿Habrá garantías de protección para cuidar a nuestros alumnos y a sus padres y representantes?

Muchas, muchas preguntas que el Gobierno debe poder responder, que posibiliten el comienzo de un nuevo año escolar. Pretender que el llamado a clases por el método 7+7, sea la solución a la grave crisis que vive la educación venezolana, raya en la idiotez.

Necesitamos una educación moderna,más humana, alineada a los avances de las Ciencias y las Tecnologías, una educación que pueda desarrollar, en las próximas generaciones habilidades blandas, sumadas a las habilidades duras que el ejercicio de su competencia laboral requiere. Una educación basada en competencias

En adelante iniciaremos, en esta columna, una serie de artículos, sobre
como enfrentar la crisis de la educación venezolana.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...