El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Nelly Hodelín // Las creencias desde la Educación Emocional Interdisciplinar

El quehacer científico de la Asociación Internacional de Terapeutas en Educación Emocional Interdisciplinar, asume la necesidad de comprender las creencias, como uno de los aspectos especiales del para el acompañamiento terapéutico y del proceso educativo de las emociones, las respuestas a algunas interrogantes facilitan la comprensión de este supuesto.

¿Qué son las creencias desde la interdisciplinariedad? Es oportuno comprender que, las creencias son una manifestación, de la apreciación o conocimiento que el cerebro asume, de forma consciente o no como verdad, sin necesidad alguna de comprobación, que tienen siempre en la base a una emoción y a su vez genera una respuesta.

Si cada individuo, es entendido como un programa complejo, en el que confluyen, componentes genéticos, responsables de predisposiciones como los rasgos de temperamento, la inteligencia desde su aspecto más natural, y de orden adquirido como las habilidades sociales, se genera, emerjan cualidades como la lógica, la comprensión, la autoconciencia, el aprendizaje, el razonamiento, la planificación, la creatividad, el pensamiento crítico y resolución de problemas, todo sobre  el soporte del conocimiento emocional, aspecto determinante de actitudes y modos de comportamiento.

Entonces penetrar en las creencias desde la mirada de la Educación Emocional Interdisciplinar, tiene en su base elementos no tomados en cuenta hasta la actualidad como son las memorias biológicas, que influyen de forma inconsciente en los resultados personales, desde las sincronicidades y la fidelidad a la genealogía familiar, además la influencia que el proceso de concepción y gestación transmite, período en el que el sujeto se está estructurando y que contribuye de forma especial a la trasmisión y asunción de recuerdos.

Resulta valedero, comprender entonces, que las creencias se complementan con las experiencias e interpretación de los hechos vividos en la vida cotidiana, que toman sentido y significado, con la influencia social, que ayudan a percibir o inferir información, para transmutarla en comportamientos adaptativos, estipulando los estilos de relación consigo mismo, con los demás y en diferentes contextos de actuación o entornos, determinando así actitudes observables.

¿Cómo se construyen las creencias? Las creencias provienen de fuentes variadas, estas se van conformando desde los aprendizajes, desde la educación, la cultura, la familia, la filosofía y las experiencias, que, de forma repetitiva, transmiten modos de visión e interpretación de la realidad, como verdad absoluta, apareciendo así una filosofía personal e individual.

El sujeto desde sus creencias puede limitar la posibilidad de vivir en armonía y coherencia, entonces comprender y transformar las creencias, se traduce en una necesidad, para el equilibrio y la adaptación, como soporte de la calidad de vida, de salud física, psicológica, emocional, del comportamiento y de las relaciones, que determinarán, la forma en que se gestionan las emociones,  también imprimen particularidades en el manejo de las habilidades sociales, y el arribo a la consciencia emocional, estos aspectos resultan fundamentales en la responsabilidad que adquiere la Terapia en Educación Emocional Interdisciplinar.

¿Existe una clasificación de las creencias? La respuesta es sí, muchos han sido los investigadores que abordan las creencias, Frank P. Ramsey, (1903-1030) propone una metáfora para indicar cómo pueden ser entendidas, lo que son las creencias, en su relación con lo real, el investigador matemático y filósofo plantea que, son como un mapa grabado en el sistema, en el ADN, o en determinados aprendizajes que nos guían, o mejor, nos orientan en el mundo para encontrar la satisfacción de nuestras necesidades.

Bar-Tal, 1990; Wyer, 1991 definen a las creencias desde la Psicología Social, cómo, proposiciones que señalan que un objeto, posee determinada característica convirtiéndolo en veracidad. Nos dicen “lo que son las cosas”, muestran formas de conducta para la satisfacción de las necesidades en el mundo percibido desde la experiencia.

Un emblemático estudio de la Universidad Duke publicado en el 2003, titulado “Biología Celular y Molecular”, revela, el valor del entorno en la conformación de la memoria celular, si este es enriquecido, puede llegar incluso a superar las mutaciones genéticas, en prueba realizada con ratones (Waterland y Jirtle, 2003) manifiesta que la sintonización e influencia con el entorno, puede transmitirse de generación en generación.

Una mirada  a las creencias y su transformación, realizada por la Dra. Nelly Hodelín Amable acompañada del Dr. Lenin Tremont Franco, creadores de la Educación Emocional Interdisciplinar, concuerdan de alguna manera, con aspectos planteados en las investigaciones que le anteceden, precisan que para esta ciencia las creencias son comprendidas teniendo en cuenta tres puntos de vista, el origen de las creencias, allí se encuentran las creencias externas e internas, atendiendo al modo en que estas se implementan son concebidas como creencias heredadas y adquiridas y desde la expresión de las mismas, son percibidas como creencias limitantes y creencias potenciadoras.

Las creencias externas, a decir de su nombre, se originan en el sujeto desde la asunción e interpretación de explicaciones, eventos y fenómenos transmitidos por el discurso y la comunicación, estas pueden ser de base cultural, religiosa, filosófica, información acerca de la salud, la educación, el género etc.

Las creencias se construyen de manera interna, cuando el propio sujeto las internaliza en su pensamiento, producto de sus experiencias, conforman su verdad, detrás de sus vivencias conscientes e inconscientes, es aquí cuando forman parte de esta construcción los aspectos transgeneracionales y de proyecto sentido.

Al referirnos a las creencias heredadas, estas se sitúan como un aspecto no consciente, que es aportado desde la genealogía, y se asume desde dos niveles, en primer lugar, el transgeneracional, que no es más que los acontecimientos vividos de generación en generación y por otro lado, los aportes que tienen lugar durante el proceso de concepción, las creencias adquiridas tienen lugar a lo largo de la vida a partir de los tres años después del nacimiento, cuando tiene lugar la independencia emocional del proyecto sentido o se rompe el vínculo más estrecho con la madre, es evidente que tanto las creencias heredadas o las adquiridas se dan fundamentalmente en el inconsciente familiar, que permite

Para la comunidad científica, la mayor comprensión de las creencias lo hace hacia la comprensión por su expresión y entendidas como creencias limitantes y creencias potenciadoras, las creencias limitantes sitúan al sujeto en la incapacidad para alcanzar metas, desarrollar de manera estable sus procesos de socialización, adaptación y crecimiento personal. Mientras que las creencias potenciadoras facilitan avanzar, tomar decisiones, cumplir los objetivos, visualizar una meta, crecer, así como aprovechar el verdadero potencial, encaminado al logro de su mejor versión.

¿Cómo nos limitan las creencias y por qué? En las consultas de acompañamiento terapéutico, de Educación Emocional Interdisciplinar, realizadas por la Dra. Hodelín Amable y el Dr. Tremont Franco, queda evidenciado que, tiene particular importancia el cambio de creencias ya que la mayoría de las personas que acude en búsqueda de ayuda tienen como eje principal la manera en que abordan los conflictos, desde la conformación de su verdad, que muchas veces responde a una construcción errónea, a una interpretación que limita e impide su desarrollo, basas en suposiciones, sobre el sesgo de lo bueno, lo malo, la culpa, el castigo.

¿Cómo reconocer las creencias? El proceso de atención y acompañamiento del Terapeuta en Educación Emocional se realiza fundamentalmente alrededor de las creencias limitantes que le impiden al sujeto muchas veces estructurar sus propias metas, encontrar sentido a su actuación, emprender acciones, concluir lo que comienza o transformar la manera en evalúa sus resultados, además desde los instrumentos o técnicas aplicadas se reconocen manifestaciones en sus comportamientos los estilos de relación, la exposición de las ideas, la toma de decisiones, ha de destacarse que de forma mayoritaria los tratantes son una expresión de no contar con una mirada alentadora, transformadora, de amor o de perdón hacia las personas o hacia sus vivencias, toda esta información impregnada en el inconscientemente.

Todo lo enunciado, alrededor de la transformación de las creencias de limitantes a potenciadoras, adquiere una novedosa mirada, desde la Educación Emocional Interdisciplinar, quien en su comprensión además del estudio de las mismas en el curso de la vida, promueve la búsqueda del origen de las mismas tanto en el transgeneracional como en el proyecto sentido, como formas que complementan su implementación y manifestación.

La Educación Emocional Interdisciplinar, perfila el soporte teórico práctico para promover cambio de creencias limitantes en creencias potenciadoras, con el empleo del Método de las Tres Montaña: Rendirse, Transformarse y Renacer, así como con la calificación del Terapeuta en Educación Emocional Interdisciplinar, que facilitaran nuevas actitudes para pensar, sentir y actuar desde la educación de las emociones.

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...