El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Marlon S. Jiménez García // ¿Por qué tanta sumisión? 

¿Por qué tanta sumisión en este pueblo libertario? No es fácil decirlo y mucho menos definirlo, pero todos sabemos por referencia situacional su propósito conceptual, y eso está relacionado con permanecer: pasivo, inútil, bobo, sin ningún tipo de reacción ante lo que está aconteciendo a su alrededor, conformista a ultranza del martirio que sufre. Hay miedo social y colectivo, temor ante las fuerzas represivas del Estado, pero lo más importante es la inexistencia de un liderazgo que sea capaz de enfrentar al régimen en la calle, como lo hicieron en Chile, en Colombia y como lo hicieron en Ecuador (más por factores ideológicos que por calidad de vida de su pueblo), que casi “tumban” al Presidente Lasso. Eso es lo que le falta a los defensores de la “libertad y la democracia”, que carecemos de la fuerza necesaria y el empuje político para defender los valores que se imponen bajo esas dos premisas institucionales y claves para el desarrollo estructural del país. Nuevamente el régimen lanza el veredicto final: no quiere protestas en la calle y están dispuestos a “matar” como en 2016 y 2017. Están deteniendo a todos aquellos dirigentes sociales que, ellos constaten se movilizan en la lucha por las mejores condiciones de vida para los venezolanos y les imputan, cuestión normal en regímenes comunistas y fascistas, delitos solo existentes en esas mentalidades autocráticas, todos relacionados con delitos de lesa humanidad. Les sucede en la actualidad a dirigentes de Bandera Roja y del PCV y otros dirigentes sindicales.

Vivimos momentos dramáticos de supervivencia: comidas y medicinas incomprables; no hay ningún tipo de asistencia hospitalaria, mucho menos con el colapso causado por el Covid-19 en su primera versión, y por el repunte que nuevamente está teniendo en el mundo; las enfermedades erradicadas hace más de 60 años están apareciendo en vectores geométricos; la inflación, luego de haberle quitado 14 ceros al valor de la moneda, nuevamente corroe las entrañas de nuestro salario, mucho más cuando el salario mínimo es el más bajo del mundo 22$ mensuales; el sueño ha desaparecido de nuestras vidas, por los apagones que sufrimos en el transcurrir del día, y el deterioro funcional de nuestros equipos eléctricos es cada vez más inclemente; la carencia de agua en el país es crítica y alarmante; todo eso acarrea la paralización total del país; el objetivo que el régimen persigue es que continúe (y lo están logrando, la huida por el DARIEN de miles de personas cada día, es una muestra de ello) la estampida de nuestros jóvenes en busca de futuro digno y para los que nos quedamos, la muerte ronda nuestra existencia.

Ahora bien, ¿por qué tanta sumisión? En apariencia SÍ. El USURPADOR procubano con su política de terror impulsada y sostenida en tiempo y espacio es el actor principal de ello y más con la complicidad de nuestra FANB, que ha coadyuvado con esa peculiar situación, cuando utilizan las armas de la

Patria para asesinar a mansalva a quienes salen a las calles a luchar por las libertades ciudadanas, por la democracia y su estado de derecho; pero esa forma no es propia del venezolano y el mejor indicador es nuestra diacronía histórica republicana y continental.

El venezolano es de temple, valiente, audaz, impulsivo estratégicamente e inteligente; espera al Usurpador procubano y su régimen en la “bajaíta”; no serán los comunistas y fascistas y los alacranes de la mal llamada “mesita” quienes detendrán ese espíritu activo por la consolidación de un país de futuro y de acentuación de calidad de vida y no de “hambre, miseria y muerte que nos ofrecen los delincuentes que hoy rigen los destinos de la patria”, como filosofía de vida..

La plataforma de Unidad Nacional, el cual cuenta con más del 90% de respaldo, tiene la obligación moral de vencer esa “sumisión social y colectiva”, brindando en su estrategia de rescate de nuestra democracia, políticas integrales de acción ciudadana que sean espacios para la participación de toda la sociedad que rechaza de manera vertical, a los comunistas y fascistas; éstas deben relacionarse con el despliegue y llamado a una concientización integral de lucha por nuestros derechos y también por el despliegue sistemático de nuestros deberes patrios por la defensa de nuestra Constitución Nacional. Estamos en espera de acción, para luego puede ser tarde.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...