El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Marlon S. Jiménez García // Educación vs dependencia

Con la llegada del “comandante eternamente enterrado” se impuso “sin querer queriendo”, el virus de la dependencia,que muy pronto “contagió” a la sociedad casi que de forma generalizada,propio de los regímenes comunistas; éste se aprovechó con la utilización, de los recursos supermillonarios que recibió por los altos precios del petróleo para imponerlo y someter a sus designios la voluntad de sus seguidores; en un principio, fueron muchos los que creyeron y se han venido reduciendo en tiempo y espacio cuando viven en carne propia, el engaño causado de manera irremediable.

Este virus de la dependencia, es la actitud y creencia de que un grupo no puede resolver sus propios problemas sin ayuda externa. Es una debilidad que empeora con la dádiva o la caridad. Hay personas que tienen dificultades económicas y eso lo lleva siempre a necesitar la ayuda de los demás; es decir, siempre depende de los otros; consciente o inconscientemente quieren continuar dependiendo de otro u otros, para de este modo, suplir un lazo afectivo por otro de compromiso coyuntural y se convierte, en cualquier campo de acción y mucho más en el escenario político, en caldo de cultivo del control mental y de sumisión total.

Ese virus de la dependencia es normal en las personas de bajos recursos económicos desde que el hombre tiene presencia física en el mundo terrenal; pero, los comunistas en su andar político-ideológico lo han acentuado y lo han utilizado para subyugar a esa población débil en su estructura mental.

En la mal llamada Cuarta República se utilizó de manera casi imperceptible; el crecimiento y fortalecimiento de la clase media más importante del subcontinente lo impidió en gran medida. Con la llegada del “comandante eternamente enterrado” se hizo VIRAL estevirus de la dependencia; éste se aprovechó de los recursos provenientes del esfuerzo de los 40 años anteriores, no sólo de la explotación, producción y comercialización del petróleo que recibió por los altos precios del momento (nunca vistos antes) y de otras fuentes de nuestros propios recursos naturales como un modo de idiotizar a las personas de bajos recursos y convertirlos en obnubilados seguidores de su ¿ideología?

El Usurpador Procubano continuó con esa malsana práctica, pero las condiciones económicas tan precarias, por el manejo impropio de los recursos económicos y el robo descarado y generalizado de los mismos en estos 23 años del régimen en poder, le está trayendo dificultad de cumplir con esa práctica. El Usurpador Procubano no halla qué prometerle (desde 2015, repite lo mismo a fin de año) a la gente para mantenerse en el poder, pero su promesa no es el estudio ni el trabajo; al contrario, es la acentuación del virus de dependencia.  Se creó el Carnet de la Patria para acentuar el control social y político; de allí se reafirma la “caridad” y la dádiva: bono por guerra económica, bono navideño, bonos con nombres rimbombantes, pero todos de “resuelves efímeros” y otros; en fin, lo que se persigue es controlar a todo el que recibe estos bonos con el único propósito de utilizarlos electoralmente (aunque ya no les sirve de nada, el ejemplo de lo ocurrido en Barinas es culminante).

Estas dádivas solo las reciben un porcentaje muy pequeño de la población; no les resuelve en lo absoluto su verdadero drama: hambre, miseria y muerte; sin embargo, se conforman con el dicho “comida para hoy y hambre para siempre” y son controlados como fin supremo de dominación; así lo vemos con los llamados CLAP, los “cometas del hambre” que tienen tiempo sin recibirlo y salen a las calles a protestar porque los engañaron con esa dádiva, como ocurre ahora, de manera permanente y que va a seguir ocurriendo por una sola razón: Venezuela está en bancarrota.

Estos venezolanos conformistas, que se encuentran hambrientos, harapientos y al borde de la muerte, igual que el resto de los compatriotas que no la reciben, merecen un nuevo Gobierno que de verdad cambie esa manera de pensar, de manera definitiva. El gran Problema de LATAM es que no ha existido políticas serias y dinámicas que inserten en la Educación a esa ingente cantidad de personas, muchos jóvenes sin futuro; dejan de ir a la escuela para buscar una manera de subsistir ellos y su familia y muchas veces se integran a las actividades delictivas que le permitan una calidad de vida menos desahogadas. El populismo se impone electoralmente en toda ésta población en condiciones paupérrimas que, coadyuvan a que éste sea exitoso en toda esa franja de miserables que constituyen el 80% de la población. Esta cantidad de personas no entienden de ideologías, ni de lo que significa eso que llaman “izquierda”, “centro” o “derecha”; ellos entienden es: como vamos a hacer para comer hoy y mañana pensamos que comeremos ese día. Eso permite gobiernos como el de Chávez, en primera instancia y del USURPADOR procubano después y en casi todos los países del continente, con muy pocas excepciones. El próximo gobierno debe generar estrategias de convivencia social, de verdadera participación en el PROCESO EDUCATIVO para cesar éstas prácticas malsanas, para salir del comunismo, recuperar nuestra familia, consolidar la solidaridad y unión ciudadana,y generar una economía boyante que mejore la calidad de vida de los venezolanos, entre otras consideraciones de vitalidad republicana. Sin embargo, debemos precisar, que aún cuando la comunidad internacional liderada por EE.EE sigue dándole respaldo a la Asamblea Nacional 2015; hay un “disgusto plausible pero real” en muchos sectores de la sociedad venezolana, que reclama un cambio de estrategia política ante la petulancia del régimen en la conducción de los destinos del país y de las consecuencias causadas in extremis en la calidad de vida de los venezolanos, que originó con efervescencia radical la mayor migración del mundo.

La continuidad de la Asamblea Nacional 2015, aun es una esperanza viva; pero es vital, es urgente que se dinamice, que se expanda en reconocimiento internoy logre el mayor respaldo posible;que consolide un cambio estructural de rescate de nuestra democracia, de la institucionalidad republicana.Por ello la salida (como sea, hay que obligarlos a cumplir la CN) del régimen comunista procubano; es necesaria una verdadera unidad, sin cortapisas y sin intereses bastardos grupales o partidistas; diseñar un programa  de consolidación democrática y de cambios profundos en la conducción de un nuevo gobierno para que renazca, por siempre  y de verdad una nueva VENEZUELA; en eso, gracias a Dios, se está laborando de manera acuciosa e inteligente para que en UNIDAD NACIONAL la oposición pueda elegir en elecciones primarias, el candidato a enfrentar al USURPADOR(No quiere elecciones, se va a querer alzar en el poder, pero habrá que obligarlo)  en las próximas elecciones presidenciales. En esa estrategia todos debemos incorporarnos; es la vía expedita para obligar en elecciones libres democrática y de participación TOTAL de la sociedad civil opositora (92%), entre otras cosas, RESCATAR a la familia. Derrotar con democracia y más democracia y poner como norte de una filosofía de acción a la educación como único requisito para darle feliz muerte al síndrome de la dependencia es un reto inequívoco. No podemos esperar, es ya.

Profesor Universitario

[email protected]

@marjimgar

 

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...