El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

La hambruna ha llegado a tus hogares, por Werner Gutiérrez Ferrer

“O se reconduce el camino o vamos a pasar una hambruna tipo África por la caída en la producción interna de alimentos, falta de divisas para importarlos y agudización de la escasez”, fueron parte de mis afirmaciones en el Foro Seguridad y Soberanía Alimentaria en Venezuela: Mito y Realidad, de la Universidad del Zulia, en julio del pasado año, las cuales fueron recogidas con escepticismo para ese momento, por la prensa nacional e internacional.

Hoy al observar el sufrimiento de nuestro pueblo en infinitas colas “persiguiendo el sagrado derecho humano a la alimentación”, debemos aceptar que la hambruna se ha instalado en nuestros hogares, recordando que este término se refiere a la “escasez generalizada de alimentos básicos que padece una población de forma intensa y prolongada…” Dos factores se han unido para generar la inaccesibilidad a los alimentos por parte del pueblo venezolano.

La primera de ellas, la escasez de estos rubros, la cual ya supera el 40 % en promedio a nivel nacional, y más del 90 % en rubros esenciales. La segunda, el dueto inflación-especulación que continúa su crecimiento indetenible. Para el mes de marzo según el Cendas la canasta alimentaria se elevó a 142 mil 853 con 20 bolívares, mostrando un aumento de 365 % en los últimos doce meses.

Según la organización Venebarómetro en abril del presente año “el 53 % de los encuestados solo realiza dos comidas al día”, mientras que el “86,3 % de los ciudadanos venezolanos sostiene que compran menos comida”.

En la última Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi), se a rma que el “81 % de los venezolanos presenta algún nivel de pobreza”, reportando que durante el 2015 los venezolanos comieron “menos y peor”, adoptando una “dieta de supervivencia”. Hoy responsablemente lo advertiremos, la realidad actual del sector agroalimentario es aun más grave que en el 2015.

El afianzamiento del modelo económico–agrícola, solo agravara aun más la crisis agroalimentaria del país. Trabajadores de Empresas Polar, la cual produce el 48% de la harina de maíz blanco consumida en nuestra nación han advertido que disponen de materia prima solo para 15 días de procesamiento.

No hay barcos fondeados en nuestros puertos que vayan a acopiar el producto, y las ya “insuficientes siembras” de este cereal que se inician en Barinas, Portuguesa y Guárico, con importantes traspiés por falta de agroinsumos, no será cosechada sino hasta el mes de octubre. Este escenario es común para todos los rubros alimenticios.

El gobierno no da señales de rectificación. No suple de insumos al sector productor, no garantiza a su pueblo los alimentos. Solo nos inunda de promesas, medidas sin sentido y amenazas.

Treinta y cuatro millones de tierras esperan por un modelo económico y agrícola distinto, que favorezca al sector agroproductor nacional. Las propuestas están sobre la mesa. Nos urge un gobierno que se decida responsablemente a aplicarlas. ¡Sí se puede!

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...