El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

La eutanasia, por Luis Camilo Ramírez Romero

Como toda ciencia social el derecho es cambiante y por tal motivo debe adaptarse al ritmo que marcha la sociedad, por ello debe regular las conductas sociales de los seres humanos, y de la forma como se va desenvolviendo dentro de ella. En las últimas décadas un tema que se ha tratado con singular circunstancia ha sido el tema de la eutanasia, que tiene como finalidad el suicidio de forma asistida por un médico a un paciente de enfermedad terminal que padece un sufrimiento, y que encontrándose en ese estado seguramente le conducirá a una agónica muerte dolorosa.

La discusión y planteamiento sobre el derecho que tiene el paciente terminar de escoger la muerte de una forma “digna” sin someterse a una larga agonía no es algo nuevo, pero está íntimamente ligado a la medicina moderna, y al mismo tiempo al derecho a escoger a la forma de morir. Esta ha sido un planteamiento persistente en la historia de la humanidad en el que se enfrentan ideologías diversas desde creencias religiosas hasta organizaciones que defienden los derechos humanos. Para los antiguos griegos la eutanasia no significaba un problema moral alguno, ya que la concepción que tenían sobre la vida era diferente a la nuestra, ellos pensaban que una mala vida no era digna de ser vivida y por tanto la eutanasia no debía suscitar grandes discusiones, a pesar de ello el griego padre de la medicina, Hipócrates, prohibió a los médicos la eutanasia activa y la ayuda para cometer suicidio.

En la Edad Media, el cristianismo introduce conceptos sobre la vida y la muerte. Desde su punto de vista la eutanasia, el aborto y el suicidio son considerados pecados. En las sociedades modernas, los defensores de la eutanasia plantean que los enfermos tienen el derecho de estar plenamente consciente para despedirse de familiares y amigos y poder presentarse en el más allá con un claro conocimiento del fin de la vida y evitar sufrimientos propios y de familiares que, al ver cómo se deteriora su humanidad, le causa un gran dolor moral.

En Venezuela la eutanasia no es posible desde el punto de vista legal y moral, y aun cuando no hemos dado la discusión sobre el tema, tal vez porque no se ha presentado la oportunidad, en el mundo moderno del dinamismo del derecho se ha suscitado en varios casos en el mundo su discusión, siendo el más conocido los realizados por el estadounidense Jack Kevorkian, conocido también como el “Doctor Muerte”, quien fue condenado en el estado de Michigan a 25 años de prisión por sus acciones. Se puede estar de acuerdo o no sobre el tema de la eutanasia, que según quienes lo apoyan es un derecho a morir con “dignidad”, y aun cuando el derecho formal lo veda, esa posibilidad existe, y si se llegase a presentar en Venezuela esta discusión nuestros tribunales tendrán que escucharlo porque así lo impone el dinamismo del derecho.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...