El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

La alerta del planeta, por Judith Aular de Durán

En 1997, cuando se firmó el Protocolo de Kioto, existía la necesidad de un cambio para el planeta. Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, que causan el calentamiento global, era la tarea de 187 países signatarios de ese acuerdo que, lamentablemente, entró en vigencia en el 2005.

Nuestro planeta ya no es el mismo. Diversos factores a lo largo de estos años han influido en la contaminación y, principalmente, somos nosotros, los seres humanos, los que hemos incidido en este cambio drástico de nuestro propio sistema.

El Protocolo de Kioto, con el paso del tiempo, se convirtió en letra muerta y el planeta ha ido agonizando, producto de la industrialización y el modernismo. Es alarmante la cifra del calentamiento global, que si no se reduce, los fenómenos atmosféricos, suscitados en diversas partes del mundo, serán más graves.

El devastador terremoto que recientemente azotó a Ecuador, las lluvias torrenciales e inundaciones que están afectando a Chile y Uruguay y la sequía inclemente por la que hemos estado pasando en nuestro país, es solo una pequeña muestra de la alteración del ecosistema.

Lamentablemente, estos fenómenos no son solo fenómenos naturales, son socio-naturales, porque, de alguna forma, el hombre ha incidido para que ocurran estas situaciones, que dejan mucho que lamentar y nos afecta a todos.

Desde la Universidad del Zulia, propiciamos el cambio para empezar a crear conciencia en la población. A través de la Cátedra Libre de Geodinámica Ambiental y Riesgos Naturales se imparte, a la sociedad zuliana, la dinámica ambiental y los riesgos que resulten de esta, así como la prevención y mitigación de los desastres que amenazan a la sociedad para contribuir a la relación armónica hombreambiente.

El año pasado se celebró la Cumbre de París. Por primera vez, 195 países han suscrito el acuerdo para reducir los gases de efecto invernadero y atajar el calentamiento global. El pacto abre un camino para que la temperatura del planeta baje a los dos grados e incluso tratar de llevarla a 1,5 grados.

Este acuerdo que entrará en vigencia en el 2020 y que es el sustituto del Protocolo de Kioto, requiere de un esfuerzo trascendental entre todas las naciones firmantes para lograr los objetivos. La tarea no es solo de los gobernantes, sino de todos. El tiempo se agota. Es hora de reflexionar sobre la maravillosa casa que tenemos.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...