El diario plural del Zulia
TOPE AMERICARGO

Juventud que sueña, por Rubia Luzardo

Pensar en el futuro de Venezuela, es pensar en su juventud como sujetos históricos con un alto valor para el progreso nacional, por ello nos interpela reflexionar en cuánto estamos aportando en su salud mental, emocional y particularmente en su posibilidad de soñar.

Particularmente, en este mes celebramos la fecha estoica del 12 de febrero en reconocimiento a la “Batalla de la Victoria”, como símbolo de lucha librada por José Félix Ribas en compañía de los estudiantes y jóvenes seminaristas para la liberación social, los cuales se motivaron por sus sueños de libertad y justicia social.

Desde los espacios educativos, consideramos importante rememorar estos hechos históricos para comprender los eventos actuales y venideros, precisamente cuando en el país la mayoría social exige cambios significativos en la participación, justicia social, derechos humanos y bienestar común. Sin olvidar que la fe y esperanza son las principales motivaciones en la búsqueda del progreso social.

En la Universidad reconocemos el valor de la juventud y su compromiso de lucha por un futuro posiblemente cierto. Sin los jóvenes no hay caminos seguros de construcción en el país, porque son ellos los que poseen la fuerza, valentía y pureza de alma, condiciones necesarias en la transformación social y política que tanto exige Venezuela.

Ya la juventud nos ha demostrado históricamente a través de distintos eventos y momentos, la posibilidad de respuesta contundente ante lo injusto, lo vil y engañoso en contra de la sociedad. Esa es la juventud que sueña, que no se duerme, que lucha sin parar ante la adversidad, la que se mantiene en resistencia.

A los jóvenes que han salido del país persiguiendo el sueño de realización y progreso, les decimos aprovechen cada oportunidad de formación y preparación porque con ustedes contamos para reconstruir esta nación y su producto interno bruto, en estos momentos quizás representen una pérdida de la capacidad productiva, sin embargo, no dejan de representar un recurso en reserva.

A los jóvenes que se quedaron por decisión o circunstancias, les aplaudimos su valentía, resistencia y lucha permanente, hoy les pedimos que se reflejen en esa historia de juventud soñadora, impulsadora de cambios, les tocó también vivir una época difícil pero superable en el tiempo.

Nuestro mayor aporte estará en el hogar, la familia, escuela, universidad, sembrando valores, posibilidades de sueño, desde esos espacios fraternos y solidarios también daremos impulso a esta nueva Venezuela. Celebremos con júbilo este Día de la Juventud sintiéndonos plenamente comprometidos con su presente y futuro. ¡Feliz Día de la Juventud!

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...