El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Ismael Mercado // ¿Cuáles son tus límites?

El límite de tu comprensión actual, no es el límite de tus posibilidades.

Guy Finley

 

Desde pequeño siempre nos enseñaron aquello que debemos hacer y qué no hacer, por las costumbres y la moral, nos enseñaron a respetar, a no ser altanero o imprudente en las diferentes situaciones de la vida y de allí aprendimos que callado es mejor y que debemos comportarnos, según las normas de la manada, basado en un deber ser… ahora bien conozco casos de gente que salen de los patrones de toda moral y viven irrespetando a quien mejor le parezca , lo disfrazan detrás de un chiste o debajo de un comentario que pueda ser atrevido, para los demás, en ocasiones ante esta situación, nos  quedarnos callados o reírnos para no pasar por irreverentes,  entonces ¿ quién define los límites de otros?

Hablando con una amiga esta me decía “ es que él me hizo mucho daño” y me respuesta fue, tanto como tú se lo permitiste, nos enseñan a comportarnos, nos enseñan límites, basados en un sistema de creencias que nunca ha sido cuestionado,, solo ha sido copiado, y no estoy hablando de valores.

Como adultos conscientes y capaces es hora de aprender a definir nuestros límites, incluso borrar algunos para ponerlos más lejos.

¿Qué son límites?

Son líneas reales o imaginarias que marcan el fin de una superficie o cuerpo. Suelen indicar un punto que uno no debe o no puede sobrepasarse.

Cuando tenemos limites nos estructuramos como persona, conformamos nuestra identidad, definimos nuestro comportamiento, le damos forma a nuestro yo. Ahora compramos muchas veces límites de otros, que no han podido desafiar sus conceptos y que los venden como la única verdad.

Cuando tomo consciencia y  reviso límites establecidos, empiezo a distinguir  hasta donde tú y hasta donde yo, allí nace la autonomía  necesaria para la autorregulación y la autonomía.

No poner límites es:

Dejarse llevar por los demás

Permitir ser abusado y utilizado

Irrespetar lo que puedes llegar a ser

Ser un pendejo en potencia

Dejar de ser tú para agradar al otro.

Ser inseguro y sentirte incapaz.

No tener identidad y ser dependiente emocional de nuestros padres y parejas.

Tener límites es:

Tomar las riendas de nuestra vida.

Es poder decir NO sin sentir culpa.

Conocer lo que quiero hacer y desafiar mi realidad.

Evitar que invadan mi intimidad.

Evitar ser manipulado por la opinión de los demás.

Ponerle un stop a la falta de respeto de otros.

Definir mi amor propio.

Decir lo que siento, no es hablar y es comunicar.

Aprender a desafiliarnos de personas que solo buscan hacernos daño.

Una de las verdades más crueles es cuando nos enfrentamos a que vivimos como pensamos, que todo aquello que tenemos, nuestras carencias, miedos y miserias están arraigados en lo que pensamos y hacemos.

Reescribir nuestros límites es mirar nuestros traumas de frente, ponerles color, ordenarlos, saber lo que valgo, identificar mi talento, mis valias, mis definiciones, borrar lo que ya no sirve y escribir una historia diferente, de éxito o no, pero será la tuya.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...