El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Heberto Díaz Oquendo // La consulta popular

Dicen mis Padres: “El mundo está al revés o patas pa’ arriba”

Todos los días veo a mis padres comentando sobre lo mal que van las cosas y no ven bien el futuro. Sin embargo, nunca pierden la Fe. Ambos son católicos, creyentes; lo practican todos los días: misa, el santo rosario, el evangelio y son militantes y laicos comprometidos. Nunca están quietos, ni siquiera, en tiempos de Pandemia. No hay manera de controlarlos ni de frenarlos; viven aferrados a su Fe y a su compromiso con Jesús: servir.

El venezolano es apasionado y no se cansa. Mis padres son venezolanos. Sus vidas son sus hijos, nietos, familiares, amigos, vecinos, Venezuela y el mundo. Viven inspirados en construir un mundo mejor: dignidad del ser humano, derecho a la vida desde la concepción, bien común, libertad de pensamiento, libertad de expresión, libre empresa, derecho a la educación, servicios públicos y salud para todos. Justicia social y oportunidad para todos.

Soy político y también pierdo la Fe, la tiranía en Venezuela es ruda y cruel. A veces no veo futuro, como le pasa a mis padres. Sin embargo, me llena de orgullo y esperanza, verlos todos los días cumpliendo con su auténtica militancia: servir a Jesús. Verlos, me inspira y me dan fuerzas; entonces, recuerdo toda mi formación doctrinaria y política que me ha brindado ser militante de la Democracia Cristiana en Venezuela. Ver activados a mis padres me anima. Siento una sensación real de volver a la soñar y de volver a nacer. Es cuando el “pragmatismo” político se quiebra y siento el mundo elevado y sagrado: servir para cambiar el mundo desde mi cosmovisión, con mis valores y principios.

Mis padres, como miles de padres y de ciudadanos venezolanos, tienen la Fe y los valores sembrados en su alma y en su sangre. Cualquiera sea la religión de los venezolanos, nuestra Patria nació y creció inspirada en valores occidentales: valores y principios cristianos, filosofía griega y derecho romano. Tenemos “clavado” en el alma, en los genes y en nuestro ser los ideales de nuestros padres Libertadores, que nunca se rindieron hasta lograr conquistar y construir una República de Libertades, un continente de libertades y un mundo de libertad. Venezuela nació para ser libre y para hacer del mundo, libre.

Todo tiene su tiempo. El mundo es perfectible. Avanza bien si trabajamos todos los días para mejorarlo y por el bien común. Lo más importante y lo que inspirar nuestra acción política es la dignidad de cada uno de los venezolanos.

Vamos a trabajar por la consulta popular convocada por la Asamblea Nacional y por nuestro Presidente (e) Juan Guaidó. En unidad. Todos. Con Fe y constancia. Los cambios y la Libertad serán indetenibles. Sigamos trabajando todos los días, organizados y en Unidad.

Esperamos lineamientos e instrucciones de la Comisión nombrada por la Asamblea Nacional. Todos debemos activarnos.

Dios Bendiga a Venezuela

Heberto Díaz Oquendo

Miembro de la Dirección Nacional de Copei Legítimo Odca

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...