El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Eugenio Montoro // La ensaladilla y la ruleta rusa

Cuentan que la ensaladilla rusa, al principio, no se llamaba así. Su primer nombre fue ensalada Olivier. Un chef belga, con ese apellido, se estableció en Moscú en 1860 y abrió un restaurante de primera, El Hermitage, donde ofrecía una ensalada fría de papas con todo lo mejor como caviar, cangrejo, salmón, perdiz, encurtidos, lengua de ternera y otros. Un plato de los Zares la llamaban y se popularizó mucho, aunque, por supuesto, sus ingredientes vinieron a ser más económicos como huevos, guisantes, zanahorias, salchichas y todo revuelto con mayonesa.

Por su parte la ruleta rusa es un juego mortal, cuyos orígenes son inciertos. Se pone una sola bala en un revólver, se hace girar el cilindro al azar y cada “jugador” se apunta a la cabeza y acciona el gatillo. Al que le sale el balazo muere en el acto y por supuesto es el perdedor.

Traemos estas dos referencias rusas como antesala a un tema de muchísima mayor importancia pero que tienen el “ruso” metido hasta los tuétanos y constituye, potencialmente, el mayor peligro a que nos podemos enfrentar en el planeta en poco tiempo. La invasión rusa a Ucrania, bien justificada según Putin, ha iniciado un escenario bélico de impredecibles consecuencias y, como especular es gratis, les ofrezco a mis estimados lectores un escenario de lo creemos puede, y hasta nos puede, pasar.

La invasión a Ucrania se venía venir. Rodear a Ucrania durante meses con centenares de miles de soldados rusos era una clarísima muestra de que iban a entrar y la justificación era el progresivo y peligroso acercamiento de la OTAN a la frontera rusa. Un día cualquiera empezó la invasión llena de ingredientes diversos, tal como la ensaladilla rusa, pero, también, con el potencial de matar, tal como la ruleta.

Seguramente asustados por las amenazas de Putin de que habría consecuencias si se acercaban a la OTAN Finlandia y Suecia decidieron buscar ayuda y pedir su incorporación a la OTAN. Esto es un enorme paso de amenaza mayor a Rusia y se da por descontado que Putin aumentará la tensión declarando pronto la guerra a Ucrania. Esto le dará mucho poder y convocará a las reservas para que la presencia militar en la zona del conflicto aumente hasta la increíble cantidad de tres millones de sus soldados. No hay duda alguna de que la tensión entre Rusia y la OTAN está en pleno crecimiento.

Pero en el otro lado del planeta, en nuestra propia casa, va a suceder un juego de guerra muy significativo para lo que también pudiera suceder en Europa. En agosto, Rusia, China, Irán y otros países participarán en una especie de olimpíadas de guerra en Venezuela. Lo han titulado “VRIC” (Venezuela, Rusia, Irán y China) y uno de las competencias previstas es al mejor francotirador que se realizará el Fuerte Terepaima en el estado Lara.

Evidentemente tratan de mostrarle los dientes a los Estados Unidos en su patio y se especula que se usaría la oportunidad para reforzar el armamento de esos países en Venezuela. Pero independientemente de esto, el mensaje es que Rusia, China e Irán quizás no están participando visiblemente por ahora en el asunto de Ucrania, pero no hay duda que si el conflicto se extiende formarán un bloque con Rusia que enfrentará a la OTAN en Europa y posiblemente a los Estados Unidos.

Por curiosidad repasamos los países que formaron el “Eje” y los “Aliados “en la II guerra mundial y, curiosamente, si fuésemos a una III guerra, habría pocos cambios. Rusia y China pasarían al nuevo Eje y, por su parte, Alemania, Italia, Finlandia, Rumania y Japón pasarían a los nuevos Aliados. Pero los demás (25 países del Eje y 40 de los Aliados) serían casi los mismos.

Nuestra opinión es que, lamentablemente, Rusia no puede retroceder en este conflicto. Si lo hiciera Putin sería descabezado y su supervivencia lo obliga a seguir hasta obtener algún tipo de victoria decorosa que haga olvidar su pobre desempeño en Ucrania.

Si ocurriera la ampliación de la guerra en Europa, como todo apunta a que suceda, Venezuela quedaría sin lugar a dudas del lado del nuevo Eje y muy cerca de la mayor maquinaria bélica que ha conocido la humanidad como lo es la de nuestros vecinos gringos.

Si Rusia invade Finlandia nos debemos empezar a preocupar y mucho.

No sé con qué armas se luchará en la III Guerra Mundial, pero la IV la lucharemos con palos y piedras”. Albert Einstein.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...