El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Deivis Castro // Una obra del Miguel Ángel novohispano en Maracaibo

Entre las tantas piezas o reliquias que guarda con celo la pequeña y vetusta capilla de Santa Ana, ubicada junto al Hospital Central, existe un cuadro de grandes proporciones ( 3.60 m de alto por 2.40 m de ancho) su autor es Michel o Miguel Cabrera, nacido en Oaxaca – Nueva España (México), en el año de 1695. Uno de los artistas más importantes del llamado <Siglo de las Luces>, razón por la cual fue considerado como el Miguel Ángel novohispano.

Su huella en Maracaibo.

El magnífico óleo que a continuación describiré es una representación de la Exaltación de la Purísima Regina Societatis Jesu (sic) comúnmente conocida como la Virgen del Amparo. Realizada en el Taller-Obrador, del que fue el artista más importante para la época en  América, Miguel Cabrera. Esta obra la realizó ya en el ocaso de su vida, a los 70 años de edad, encargada por la Compañía de Jesús a la cual les realizó más de una treintena de pinturas. En ella utilizó la técnica del aparejo de tela con tierra roja o de Sevilla, muy usado en los siglos XVII y XVIII por los principales pintores del viejo continente, de quienes heredó su estilo.

En la obra se observa a la Virgen María con su manto sostenido por  querubines, debajo de este y a su cobijo algunos miembros de la Compañía de Jesús, encabezados por su fundador san Ignacio de Loyola, además de; san Estanislao Kostka, san Luis Gonzaga, san Francisco Javier, san Francisco Borja, así como otros mártires portando cruces, todo éste conjunto está coronado por la figura de una paloma blanca con sus alas extendidas en representación del Espíritu Santo. Algunos de estos datos, se los debemos al profesor y artista Carlos Solaeche y Llanos, quien realizó una acusiosa investigación sobre esta pintura.

De cómo llegó esta notable obra a Maracaibo, merece todo un capítulo aparte, lo que si podemos adelantar es que tras su llegada a la ciudad-puerto, logró sortear la orden de expulsión a la que fueron sometidos los jesuitas, firmada por Carlos III el 27 de febrero de 1767, y ejecutada el 2 de abril del mismo año. También se ordenó reconocer, tasar y clasificar todas las obras de arte en casas, colegios, residencias y misiones que tuviesen los jesuitas. Para ello se hicieron con los servicios del experto Antonio Ponz, encargado de llevar a cabo el inventario en Maracaibo, pero su avezado ojo paso por alto la pintura del Miguel Ángel novohispano (Miguel Cabrera), quedando como testimonio fiel su permanencia en la capilla de Santa Ana hasta hoy.

Deivis Castro

@Mcbo_Vos

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...