El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Cuando el corrupto se vuelve rico, por Énder Arenas Barrios

He tratado alguna gente que puede tener dinero, pero de verdad no aplican como ricos. En realidad, yo solo he visto un rico en mi vida. Este rico se llama Enrique Auvert, presidente una empresa llamada ABA.

De Auvert, decían representantes de lo que algunos llaman las fuerzas vivas de la región, que era un hombre honorable, que el muchacho era hijo de una familia honorable y además era, también, amiguísimo de gente igualmente honorable.

Es el único rico que me ha decepcionado. Bueno es el único que he conocido. El honorable muchacho cosechó la confi anza. En mi caso personal me birló las prestaciones sociales de 28 años de docencia universitaria y a mucha gente la dejó en la calle. Tuvo este incidente algo terrible en mi personalidad, pues desde allí me hice fanático y cargo Los Miserables como libro de cabecera.

Este caso es el del rico que para ser más rico se volvió corrupto. Pero no es de este triste caso que quería hablarles. En Venezuela, la corrupción es por algún tiempo una mediación que organiza con cierta eficiencia el orden social, político y económico. Somos ricos en esa experiencia constructiva del orden, casi desde que nacimos como nación. Pasado el momento constitutivo del orden que se impone, lo desorganiza de manera que puede ser brutal, así, por ejemplo, organizo eficientemente y desorganizo el periodo que va desde 1958 hasta el 98.

Ahora estamos en una situación similar, el periodo que justamente comienza en el 98 se inicia con una promesa de fritanga de cabezas de quienes para los nuevos gobernantes eran unos impúdicos corruptos. Pero, ¡paradoja!, acto seguido la corrupción se instala como el organizador del régimen. Este actor, desde el 98 hasta ahora, ha perdido el rubor y ha robado a sus anchas. Militares ricos, riquísimos, gente que hasta no hace mucho enarbolaban las banderas de la anticorrupción y de otros principios, se enriquecieron.

Se dice del expresidente de la principal empresa del país, que se caracteriza por tener una vocecita de enfermo, pero que ha demostrado que ha jodido más que un bueno y sano; se han enriquecido él, su primo hermano, su cuñado, su mujer y que el dinero que tiene hará feliz a cinco generaciones de Ramírez.

¡Ay caramba!, se rumora que hasta la familia de quien se dice es el más impoluto de los que han pasado por Mirafl ores que nunca leyeron Hacerse rico en poco tiempo, sin sudar la frente, han amasado una fortuna de tal magnitud que Lorenzo Mendoza, el dueño de Polar, es un miserable riquito.

Todo tiene su final y como nada ha cambiado y todo parece peor que antes, la gente se empieza a inquietar por cosas extraordinarias y se pregunta: ¿cómo es que una enfermera del fallecido presidente logro reunir 2 mil millones de dólares?, ¿cómo es que un tipo que nunca se le conoció medios de fortuna logró acumular, en solo un año, 760 millones de dólares?, ¿cómo es que hay inmensas fortunas en la banca internacional a nombre de ministros, producto de ciertas vainitas tenidas como negocios irregulares y sucios?

Ahora podemos ver cómo lo que antes había organizado el régimen y le había proporcionado apoyos internacionales y nacionales hoy lo ha colocado en una situación terminal y de enviarlos definitivamente a la tierra del olvido, de donde nadie regresa más.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...