El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Ciudadanos sabios, por Francisco Arias Cárdenas

Lo ocurrido en Brasil –un golpe de Estado parlamentario contra una mandataria que ganó la Presidencia con más de 54 millones de votos– no es más que un ensayo perverso de los ejes de dominación imperial, concentrados ahora en América Latina y en los recursos de este continente de esperanza.

A Dios gracias, la historia ha demostrado que la humanidad avanza en un movimiento de expansión de los valores morales y espirituales, intercalados con lapsos de retroceso que no son otra cosa que la resistencia de los antivalores que se ven desplazados del poder. Es la perenne pugna entre lo oscuro y lo luminoso, entre la solidaridad y el egoísmo, entre el amor y el odio. Y el amor siempre gana y avanza nuevamente, pues la humanidad tiene un solo camino que seguir, y es el de evolucionar hacia una sociedad global de bien, justicia y prosperidad.

Quienes menosprecian al ciudadano común, al pueblo en su sabiduría, ignoran que los venezolanos hemos crecido en conciencia política y en capacidad de protagonismo en el gobierno.

Lo demuestra el hecho de que, a pesar de los esfuerzos de la ultraderecha en profundizar la guerra económica con el consiguiente desabastecimiento y especulación, y de tratar de sembrar violencia, los venezolanos se mantienen firmes en su vocación de paz. Exigen legítimamente soluciones: que el Gobierno rescate el estado de bienestar y seguridad alimentaria que se alcanzaron en 16 años de Revolución Bolivariana –un logro reconocido por la FAO– y una gran parte están dispuestos a participar activamente en ese proceso de restauración del bien común.

La activación de los CLAP es una muestra de esa disposición; la población ha entendido que es un mecanismo para disminuir sustancialmente el bachaqueo y que es la hora de hacer realidad la soberanía alimentaria, impulsando el sector productivo. Las encuestas expresan que un 55% de la población apoya el nuevo sistema de abastecimiento que desarrolla el Gobierno, porque sabe que la única salida es el trabajo del ciente, en paz y con ética política y ciudadana.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...