El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Cicatrices de Amor, por Padre Jaime Kelly

Estamos en el mes de mayo, mes de María, mes de las madres. Con gratitud, una vez más, nos dirigimos a Dios por la Gracia de haber querido darnos una madre y agradecemos por cada mujer que no sólo permite crecer en su vientre a un hijo para dar vida, sino por la muestra que da de respeto a Dios creador, bendiciendo su vida por recibir un milagro de amor.

Madre no es sólo quien biológicamente nos da la vida. Madre es además, quien con su paciencia, ternura, comprensión, dedicación y sabiduría ha tocado nuestras vidas, llenándola de amor y dulzura ¡Felicidades a todas las Madres!

En lo particular, quiero invitarles a mirar a “María”, madre de Jesús, nuestro Señor y madre nuestra, a través de una hermosa historia que me permite reflexionar con ustedes, ese amor tan grande, sublime, protector y defensor de nuestra madre del cielo.

“En el sur de Florida, un niño decidió ir a nadar al lago que estaba detrás de su casa. Su mamá, desde la casa, lo miraba por la ventana. En un momento vio con horror lo que sucedía. Un caimán lo atrapaba por las piernas. La mujer corrió hasta donde estaba y con todas sus fuerzas intentó sacar a su hijo, y aunque el animal era más fuerte, el amor hizo que la mujer no soltara al niño y sus gritos lograron conseguir ayuda. Las piernas del niño sufrieron muchos daños, pero pudo recuperarse y volver a caminar. Al preguntarle al niño si quería mostrar las cicatrices de las piernas ocasionadas por el animal, él les dijo que sí, pero las que deberían ver eran las de sus brazos, en los cuales estaban las marcas de los moretones y arañazos de su mamá, que no lo soltó para salvarle la vida”.

Nosotros también tenemos cicatrices en nuestra vida. Algunas causadas por nuestro pecado y otras son las huellas del Amor de Dios, que nos sostiene con fuerza para que no caigamos en las garras del mal. Hermanos, las huellas de Dios en nuestra vida, muchas veces vienen manifestadas en la gracia, lucha y oración de nuestra Madre María, quien aplasta la serpiente del mal, para evitar que su veneno nos ocasione la muerte. Ella nos tiene un amor muy grande y que lleva en su alma como “Cicatrices de Amor”.

 

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...