El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Capital intelectual de cara a la innovación, por César Ramos Parra

A propósito de la visita que le dispensara a la Universidad del Zulia (LUZ), una comisión representativa de la Asamblea Nacional, a los fi nes de conocer los problemas más apremiantes de la institución; fue propicia la ocasión, para solicitar más apoyo fi nanciero y ofrecer el capital intelectual para la resolución de los problemas del país.

Ante esta postura gerencial – tradicional que persiste en el tiempo, para poder mantener viva la academia, me preocupa enormemente que LUZ, continúe atrapada en una irreversible burbuja administrativa que no admite cambios, para avanzar a la par de las exigencias de los nuevos tiempos.

Continúa la Universidad del Zulia administrando la rutina, sin atender a sus egresados para pulir ese brillante en bruto como es el capital intelectual extra universitario. Sigue la institución, por demás, anclada en la oferta de estudios o carreras agotadas en el mercado laboral, constituyéndose esta realidad en una estafa para los futuros profesionales. No revisa en profundidad la Universidad, la demanda real del conocimiento, para ofrecer carreras modernas; más aún, no se rediseñan los prensa de estudios existentes ya envejecidos, para lograr  una profunda y auténtica reforma curricular.

Con los postgrados ocurre lo mismo, no se ofrecen estudios de actualización en concordancia con la información de necesidades que manejan los colegios profesionales, los empresarios, diversas instancias gubernamentales y así muchos problemas estructurales no se tocan, para debutar en los cambios necesarios. No se deben seguir solicitando recursos de espalda a la innovación y de frente a un modelo universitario agotado y de tercera. Mi experiencia como decano de la Facultad de Ciencias Veterinarias de LUZ o como Coordinador Central de Extensión de esta Universidad, me permitieron constatar, que la clave del éxito académico está en el servicio, la gestión, consecución de aliados y la atención de las necesidades sentidas de quienes demandan el acceso a la academia de LUZ.

No es posible, incluso, que por años en LUZ existan tantas obras inconclusas como testimonios de la desidia y falta de gerencia, más que de recursos económicos por concretar. Es por eso que en el lugar de las autoridades actuales de LUZ, responsables de conducir la institución, jamás caería en el “llanten” de solicitar una y otra vez recursos económicos al sector gubernamental, para continuar llenando un barril sin fondo sin lograr avivar la llama del conocimiento.

No podemos seguir apostando solamente al intelecto personal, ni continuar, desde la comodidad de la silla gerencial, escuchando sólo la voz del pensamiento propio, en lugar de vincular a LUZ, con los diferentes sectores del país, corregir sus problemas estructurales de fondo y gerenciar la cultura universitaria que se encuentra a la deriva haciendo serios estragos. Debemos ser proactivos para avizorar las consecuencias a futuro y elevar la bandera de la innovación y del servicio, para que podamos entonces, poner el capital intelectual al servicio del país.

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...