El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Ausberto Quero // ¿Hay Educación Ambiental en Venezuela?

El término educación ambiental comienza su aparición en documentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco), datados de 1965, pero no es hasta el año 1972, en Estocolmo, durante la Conferencia de la Naciones Unidas sobre el Medio Humano, cuando se reconoce oficialmente la existencia de este concepto y de su importancia para cambiar el modelo de desarrollo. Donde fue constituido el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), entidad coordinadora a escala internacional de las acciones a favor de la protección del entorno, incluida la educación ambiental.

Todos los años, el 26 de enero, se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental, que tiene su origen en 1975, año en que se realizó en Belgrado el Seminario Internacional de Educación Ambiental. En dicho evento se establecieron los principios del tema en el marco de los Programas de las Naciones Unidas.

Existen diversos conceptos de Educación Ambiental, sin embargo, se pueden resumir a que es la formación orientada a la enseñanza del funcionamiento de los ambientes naturales, para que los seres humanos puedan adaptarse a ellos sin dañar la naturaleza, donde además se considere que las personas deben aprender a llevar una vida sostenible, que reduzca el impacto humano sobre el ambiente y que permita la subsistencia del planeta.

En lo que se refiere al marco legal la Educación Ambiental en Venezuela, parte de lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela indicado en el Articulo 107, la cual es obligatoria en los niveles y modalidades del sistema educativo, así como también en la educación ciudadana no formal. Es de obligatorio cumplimiento en las instituciones públicas y privadas, hasta el ciclo diversificado, la enseñanza de la lengua castellana, la historia y la geografía de Venezuela.

Así mismo la Ley Orgánica del Ambiente del 2006 establece en sus artículos 34 al 38 que la educación ambiental tiene por objeto promover, generar, desarrollar y consolidar en los ciudadanos y ciudadanas conocimientos, aptitudes y actitudes para contribuir con la transformación de las sociedades. También considera la ley el carácter obligatorio en todos los pénsums, la vinculación del ambiente con temas asociados a la problemática ambiental mundial, entre otros.

De igual manera desarrollar procesos educativos ambientales en el ámbito de lo no formal, por otra parte, las personas naturales o jurídicas, públicas y privadas, responsables en la formulación y ejecución de proyectos que impliquen la utilización de los recursos naturales y de la diversidad biológica, deben generar procesos permanentes de educación ambiental.

Por otra parte, las instituciones públicas y privadas deberán incorporar principios de educación ambiental en los programas de capacitación de su personal, así mismo en el proceso de educación ambiental, tomar en consideración los aportes y conocimientos tradicionales de los pueblos y comunidades organizadas e indígenas.

La Ley Orgánica de la Educación el 2009, en su Artículo 15, establece la necesidad de impulsar la formación de una conciencia ecológica para preservar la biosociodiversidad, las condiciones ambientales y el aprovechamiento racional de los recursos naturales

La Ley de Gestión de la Diversidad Biológica del 2008, establece en sus Artículos del 26 al 32, el derecho que tienen los ciudadanos a los conocimientos científicos, comunes y tradicionales, también lo relacionado a la divulgación por parte del Estado de dichos conocimientos, la obligatoriedad que tiene toda persona natural o jurídica que realice investigación de suministrar la información a la Autoridad Nacional Ambiental competente, así como generar procesos de educación, divulgación ambiental, y esta Autoridad coordinará con los órganos competentes la gestión relacionada con la diversidad biológica.

Ahora bien, para que se dé o se cumpla con una Educación Ambiental acertada de acuerdo al Articulado legal venezolano citado, se deben de dar una serie de condiciones básicas:

-Coordinación intersectorial e interinstitucional: Para que el proceso de la Educación Ambiental tenga un componente dinámico, creativo, eficaz y eficiente dentro de la gestión ambiental integral en un país, es necesario que se realice un trabajo conjunto entre los diferentes sectores (privado y público), y las organizaciones de la sociedad civil involucradas en el tema ambiental. Esto debe realizarse de esta manera con el fin de que las organizaciones no gubernamentales y las que pertenezcan al estado puedan llevar a cabo de manera más articulada estos procesos de formación.

En la práctica no deberían de existir dos organizaciones haciendo o dirigiendo sus recursos técnicos, económicos y humanos, hacia los mismos temas y objetivos, de eso se trata la eficiencia y el mejor manejo del trabajo a realizar, salvo excepciones a nivel regional. Esto viene ocurriendo en Venezuela, y adicionalmente no hay integralidad entre el gobierno y las oenegés privadas.

-Inclusión de la Educación Ambiental en la educación formal y no formal: Este aspecto se realiza con el fin de que dentro de la educación formal se considere la dimensión ambiental en los currículos o pénsums de la educación básica, media y superior. Y en la educación no formal se hace necesario la implementación de proyectos de educación ambiental por parte de las diferentes entidades que trabajen con fines ambientales, en esta la educación puede ser a través de jornadas donde se sensibiliza, hay charlas, celebraciones de días de importancia ambiental, entre otros. Todavía en Venezuela la educación formal no se ha institucionalizado en las diferentes instancias educativas, principalmente como es el caso de la universitaria, en todas las carreras, donde se observa falta de materias relacionadas con la problemática ambiental y soluciones a la misma, mucho menos a nivel de postgrado como tal.

-Participación ciudadana: A través de este mecanismo, se busca educar a la ciudadanía en su conjunto para cualificar su participación en los espacios de decisión para la gestión sobre intereses colectivos. Por lo que, a través de la Educación Ambiental, se fomenta la solidaridad, el respeto por la diferencia, buscando la tolerancia y la equidad, por lo que tratará de valerse de estas características para la resolución de problemas de orden ambiental, no obstante, el ciudadano común observa que los gobiernos en sus diferentes instancias: nacional, regional y municipal, no tienen los recursos suficientes, ni están ganados para resolver la problemática ambiental, como es el caso de los desechos sólidos, limpieza de cauces urbanos, ni la conservación de la flora y la fauna, entre otras variables asociadas.

-Investigación: Este proceso debería permitir la comprensión y la solución, a través de un conocimiento más profundo, de los problemas ambientales, buscando las causas y los efectos que estos generan no solo en el entorno del ciudadano, sino también la influencia de estos en las actividades antropogénicas, por lo que se plantea que la investigación funcione como una estrategia, tanto en el campo natural como social y el cultural, abarcando un mayor rango de influencia para que la educación ambiental sea más efectiva, y llegue a los diferentes estratos sociales, esto en Venezuela está limitado, entre otros aspectos por la falta de liderazgo institucional, credibilidad y obviamente la falta de recursos en el sector oficial.

Las universidades e institutos de investigación que hacían esta actividad en los actuales momentos están muy limitados por la falta de finanzas y extensionistas, que lleven al ciudadano la escasa información que se genera.

-Formación de educadores ambientales: Esta condición necesaria como estrategia favorece que la educación ambiental implique un trabajo interdisciplinario derivado del carácter sistémico del ambiente, y de la necesidad de aportar los instrumentos de razonamiento, de contenido y de acción desde las diversas disciplinas, las diversas áreas de conocimientos y las diversas perspectivas, para que realmente llegue al destino que es el ciudadano. Son pocas las perspectivas que hay en Venezuela actualmente para fomentar estos instructores ante la falta de incentivos e inseguridad en su campo de acción.

-Diseño, implementación, apoyo y promoción de planes y acciones de comunicación y divulgación: A través de esta acción se favorece la promulgación de la Educación Ambiental en los diferentes medios de comunicación actual, como son la radio, la televisión y la red. Estos medios además de favorecer la transmisión de noticias e información ambiental, igualmente favorecen la publicidad de actividades y días relacionados con el cuidado como también la conservación del entorno, no obstante, al igual que lo ya indicado, la falta de recursos limita que la información llegue al destino final el ciudadano.

En Venezuela en buena parte la Educación Ambiental, viene siendo fortalecida por las oenegés privadas, dentro de diferentes campos y/o sectores relacionados al ambiente, donde se destacan Vitalis, Audubon, Aclama, Fundación Azul Ambientalistas, Grupo Orinoco, Maranatha, El Zulia recicla, La Papelera tiene hambre, Acona, Fundación Tierra Viva, Fudena, Fundación La Tortuga, Provita y muchas más de gran trayectoria, unas de carácter regional y otras a nivel nacional, algunas de las cuales forman parte de Red de Organizaciones Ambientales No Gubernamentales de Venezuela (red ARA), todas fortalecidas por sus liderazgos propios, la buena voluntad, y las ganas de trabajar de sus miembros, pero sin recursos económicos para sus proyectos y muy limitadas al acceso a financiamiento internacional, a diferencia de otras oenegés de Latinoamérica en países como Colombia, Argentina, Chile, Brasil, por solo nombrar algunos, que sí cuentan con dichos recursos externos.

Finalmente, después de lo ya expuesto nos preguntamos: ¿hay educación ambiental en Venezuela?

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...