El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

A defender la Revolución, por Hugo Cabezas

No se conoce, en la historia republicana de nuestro país, un gobierno que haya sido sometido a un asedio mayor que el gobierno revolucionario, presidido por Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Diecisiete años de incesantes complot, desestabilización y conjuras, llevados a cabo a través de paros empresariales, golpe de estado, paro petrolero, guarimbas, guerra económica y psicológica, en fin, se han puesto en práctica las más variadas prácticas, cuyo único objetivo es detener el proceso de transformación iniciado en 1999.

Ello nos dice que dicho proceder no es una simple diatriba entre dos corrientes políticas. No. Muy por el contrario. Podemos afirmar que estamos en presencia de dos formas distintas, antagónicas, de concebir el desarrollo nacional. La oposición, agrupada en la MUD, empeñada en regresar al país a los programas de ajuste neoliberal empobrecedor de, nuestra gente, de explotación económica, desigualdad social y con una injusta y absurda distribución de la riqueza. Del otro lado, quienes agrupados en el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y el Polo Patriótico, nos hemos propuesto construir un nuevo país. Cuya transformación no puede reducirse a una sucesión de pequeñas y parciales reformas, ya que, los problemas estructurales que tiene el país son de gran envergadura; por lo que, la posibilidad de construir una Venezuela en donde impere la justicia social, la libertad y la igualdad; en donde la equidad y la justa distribución de la riqueza sean una realidad; en donde la soberanía nacional y nuestra libre determinación como nación libre, sean principios inalienables, son entre otras, las profundas razones que nos separan y nos hacen distintos de la derecha agrupada en la MUD.

Al igual que en abril del 2002, la oposición ha puesto en marcha una nueva fase de su plan desestabilizador y golpista. Creyéndose triunfadora, por los resultados electorales del 6 de diciembre pasado, han desatado todos sus demonios para ejecutar lo que han llamado la “ofensiva final”. No ha terminado de entender el país. Agreden, ofenden y vejan a quien se le antoja. No ha logrado entender que el venezolano es amante de la paz, respetuoso del orden institucional. En la lectura que hacen de la emergencia económica, que vive el país, pretenden excluirse; cuando, bien saben que el pueblo venezolano los acusa de ser corresponsables de la misma. Se sienten poseídos de un falso poder por contar con el apoyo del gobierno norteamericano que es quien dirige y financia toda la conspiración contra nuestra Patria, la derecha fascista internacional y el paramilitarismo. Están enceguecidos.

El jueves 13 del presente mes, el presidente Nicolás Maduro instaló en el Poliedro de Caracas el Congreso de la Patria. El mismo no es un Congreso más. El Congreso de la Patria debe ser convertido en el escenario en donde se trace una nueva estrategia para enfrentar con total e ciencia esta nueva asonada golpista. Los revolucionarios estamos obligados a pasar a la ofensiva. Partido y gobierno deben conjugarse en un solo factor. El gobierno del presidente Nicolás Maduro ha tomado medidas de emergencia que comienzan a incidir, positivamente, en el pueblo venezolano; el Partido debe, por su parte, emprender un conjunto de acciones que permitan que los venezolanos acojan dichas medidas, al valorarlas como medidas coyunturales para salir de la crisis. Partido y Gobierno somos uno solo, en la defensa de la revolución. Recordemos que, como decía el presidente Hugo Chávez: NECESARIO ES VENCER.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...