El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

100 Años de los jesuitas en Venezuela, por Antonio Pérez Esclarín

Los primeros jesuitas llegaron a Venezuela en 1916 para dirigir el Seminario de Caracas y la formación de sacerdotes. Habían sido expulsados en 1767 de España y de sus dominios, por el rey Carlos III, y en 1848 el presidente José Tadeo Monagas les prohibió la entrada por considerarlos peligrosos. Los dos primeros jesuitas entraron semi-legales y semi-clandestinos con la recomendación del Nuncio de que se identificaran como sacerdotes, pero no como jesuitas.

Los jesuitas llegaron para reforzar a la Iglesia venezolana con la formación del clero. Pronto se abrieron a la formación de laicos cató- licos mediante la fundación de sus colegios, en los que siempre iban a pretender la excelencia académica y humana: San Ignacio de Caracas (1923), el internado San José de Mérida (1927), San Luis Gonzaga de Maracaibo (1945), Javier de Barquisimeto (1953), Jesús Obrero de Catia, Caracas (1948), Loyola-Gumilla de Puerto Ordaz (1965). Un jesuita, el P. Carlos Guillermo Plaza, sería el hombre clave en la fundación en 1945 de la AVEC (Asociación Venezolana de Educación Católica), que agrupa a todos los centros educativos de la Iglesia Católica. Otro jesuita, el P. Plaza, fue el animador principal para la fundación en 1953 de la Universidad Católica, la primera universidad privada en Venezuela, verdadero acto de audacia, pues apenas cinco años antes se discutía en el Congreso y en el mundo político si los jesuitas debían ser expulsados del país. Hoy hay en Venezuela una docena de universidades católicas, siete de fundación jesuita. De la Universidad Católica de Caracas, salió el P. Vélaz y un grupo de estudiantes que, junto a la generosidad de Abrahán Reyes y su esposa Patricia, posibilitaron el nacimiento en 1955 de Fe y Alegría. Hoy 60 años después, Fe y Alegría es una inmensa realidad internacional de educación popular y promoción social en 21 naciones con más de millón y medio de alumnos.

Escapa a los límites del artículo enumerar todas las obras que, junto a numerosos laicos, hoy llevan a cabo los jesuitas en Venezuela: Pero habría que mencionar, al menos, la extraordinaria labor social y comunicacional del Centro Gumilla, lector infatigable de la realidad venezolana desde los intereses de los más pobres, con sus revistas SIC, Comunicación y otras publicaciones; la labor en investigación y promoción de la educación que lleva a cabo el CERPE (Centro de Reflexión y Producción Educativa); el trabajo pastoral de sus parroquias, casas de Ejercicios Espirituales y centros de espiritualidad; el trabajo juvenil y de liderazgo del movimiento Huellas y Brújula; millones de venezolanos han aprendido a leer con los libros de Distribuidora Estudios.

Joven a sus 100 años, hoy, la Compañía de Jesús manifiesta una gran vitalidad. Su fortaleza nace de una fuerte espiritualidad que busca formar “hombres y mujeres para los demás”, conscientes, competentes, compasivos y comprometido en la construcción de un país y de un mundo justo y fraternal según el proyecto de Jesús, que inspira su compromiso y entrega. Su lema “en todo amar y servir” expresa una decisión radical de gastar la vida en el servicio a los demás.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...