El diario plural del Zulia

Piden indagar bienes de Piedad Córdoba y de 10 de sus allegados

El alto tribunal busca establecer o descartar si, tal como lo señalan testigos, Piedad Córdoba se benefició políticamente de la liberación de secuestrados de las Farc, en donde era conocida con el alias de ‘Teodora’

En una vieja caja de cartón con adornos de Navidad, guardada en la bodega donde reposan los archivos del desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), estaba el expediente que hoy tiene a Piedad Córdoba, exsenadora y candidata al Congreso por el Pacto Histórico, bajo indagación de la Corte Suprema de Justicia.

Hace meses, el despacho de la magistrada Cristina Lombana le pidió a la Fiscalía ubicar el proceso, y tras varias semanas de rastreo se supo que una fiscal de la Unidad Nacional Contra el Terrorismo lo archivó con el argumento de que su antecesora no había avanzado en las labores de policía judicial ni pesquisas, reseñó El Tiempo.

El expediente estaba rotulado como un caso de homicidio, pero se trata de los 10.514 correos, documentos en la web y chats intervenidos con orden legal a tres personas del entorno de Córdoba que los comprometerían con una presunta financiación de su campaña con dineros que llegaban desde Venezuela.

‘Teodora’ y los correos

Se trata del mismo caso que fue revelado por El Tiempo, el 23 de noviembre de 2010, en el que se publicó el rastreo de millonarios giros que salieron de los bancos Central de Venezuela y el Microfinanciero, con destino a seis cuentas en Colombia. La plata provenía de una constructora con sede en Valencia (Carabobo) y de la firma Led Media, que tenía un clon en Bogotá.

Pero la indagación tiene dos filones más. Uno de ellos es la llamada ‘Farcpolítica’. El alto tribunal busca establecer o descartar si, tal como lo señalan testigos, Piedad Córdoba se benefició políticamente de la liberación de secuestrados de las Farc, en donde era conocida con el alias de ‘Teodora’.

El Tiempo estableció cuál es la principal evidencia del caso y no es cierto que sea el computador de ‘Raúl Reyes’, recuperado tras el bombardeo a su campamento en 2008 (ver nota anexa).

El otro gran filón de la indagación es el presunto uso de las jugosas sumas que llegaban desde Caracas para la campaña al Senado de Córdoba y para supuestamente adquirir propiedades.

Este diario estableció en primicia que la Corte le compulsó copias a la Fiscalía para indagar el origen de las propiedades de 11 personas, incluida Córdoba, y de 9 firmas.

En la lista están Lya Esneda Ruiz de Córdoba, madre de la exsenadora; su padre, Zabulón Córdoba; sus hermanos, Byron Oswaldo Córdoba Ruiz, Álvaro Fredy Córdoba Ruiz, Gloria Eugenia, Córoba Ruiz, Martha Lya Córdoba Ruiz, Sandra Elizabeth Córdoba Ruiz y José Fernando Córdoba Ruiz, Juan Luis Castro Córdoba; sus hijos, Natalia María Castro Córdoba y Camilo Andrés Castro Córdoba, y su expareja, Luis Ángel Castro Hinestroza.

La firma en Panamá

En el paquete de compañías figuran Aluminium de Colombia S. A. S., Impresos Decastro S. A. S., Chenoa Siglo 21 S. A. S., Editorial El Podio S. A. S. en liquidación, Golden Palms Invest-ments S. A. S. (antes Papalma Inversiones S. A. S.) y la corporación Somos Causa Justa. Además, Corporación International School Of Language en liquidación, Comercializadora International World Traders E.U. y Gerenciar 1 S. A. S.

También se verifica si el Juan Luis Castro Córdoba que aparece en la firma One Single Firm Internacional S. A., creada en Panamá en 2005, es el exsenador e hijo de Córdoba.

Allí aparece como secretario Diego Andrés Díaz Valdiri, quien sería el hijo del actor Bruno Díaz, con quien tuvo un sonado incidente el senador del Pacto Histórico Gustavo Bolívar. También, Óscar Salazar Franco, involucrado en el escándalo de los camiones de basura en mal estado que la alcaldía de Gustavo Petro arrendó.

El hombre de las camisetas

La piedra angular de esta parte de la indagación son los 10.514 documentos. La hipótesis que se maneja es que el dinero, que habría provenido de fuentes ubicadas en Venezuela, se usó para pagar vuelos chárter, gastos de campaña (entre 2009 y 2010) y la posible compra de bienes.

De los correos, solo han trascendido los que El Tiempo publicó, en los que una mujer, María Alejandra Meza Luna, hablaba del envío de fondos con Andrés Vásquez Moreno, entonces asesor de Piedad Córdoba, y con Ricardo Montenegro (en ese momento candidato del Partido Liberal a la Cámara).

También hay intercambio de mensajes con Carlos Balilla Battistini y José Antonio Battistini, cabezas de Led Media en Venezuela, que según estableció este diario viven hoy en Miami.

Vásquez tocó el tema de los giros en la declaración que le dio a la Corte, el 11 y 12 de octubre de 2021, y en medio de esta salió a relucir que Balilla le habría pagado a Córdoba por gestiones frente al régimen venezolano.

Al respecto, en un correo, Meza Luna, auxiliar de Carlos Balilla, mencionó que le había girado 300.000 dólares al colombiano Nilton Polanco Lasso.

El hombre, de Chaparral (Tolima), tenía el uno por ciento de acciones de Led Media en Colombia, constituida en 2009. El resto era del caraqueño Aderito Sergio Lopes Enriques (sic). A la compañía colombiana, según papeles, se le inyectaron 1.000 millones de pesos, pero en 2018 fue liquidada porque en su balance solo tenía 63.029 pesos.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...