El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Perú comenzó la campaña hacia la segunda vuelta electoral

En Perú empezó la carrera electoral dirigida al 6 de junio, cuando Pedro Castillo, de Perú Libre; y Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, definirán quién ocupará la presidencia hasta 2026

El debate político se intensificó en Lima, donde los seguidores de Pedro Castillo se movilizaron en su apoyo. El próximo 6 de junio, el país tendrá que elegir entre la continuidad del modelo neoliberal con Keiko Fujimori, o la propuesta de nueva Constitución de Perú Libre.

En Perú empezó la carrera electoral dirigida al 6 de junio, cuando Pedro Castillo, de Perú Libre; y Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, definirán quién ocupará la presidencia hasta 2026. En la ciudad de Lima, colectivos sociales convocaron a una movilización en rechazo al fujimorismo, que tiene al país sumido en el modelo neoliberal desde 1990. Expresaron que su voto será por Castillo, el maestro rural que propone redactar una nueva Constitución.

Rosendo Peña Herrera llegó temprano a la plaza San Martín, en el centro limeño. Iba acompañado de sus amigos Víctor y Arturo, quienes hacían ondear una enorme wiphala y lanzaban arengas a favor de la Pachamama y en contra del fujimorismo.

Esa doctrina fue inaugurada por el expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), quien actualmente reside en el penal de Barbadillo, acusado de cometer delitos de lesa humanidad, también de haber participado en resonados casos de corrupción durante su Gobierno.

Su hija, Keiko, quiere alcanzar la presidencia. Pero quizás primero la alcance la justicia peruana, ya que el fiscal José Domingo Pérez pidió 30 años de cárcel para ella, en el marco de la investigación por el caso de corrupción de Lava Jato en la cual está involucrada.

Según la investigación, había recibido dinero ilegalmente en sus campañas electorales de 2011 y 2016, cuando perdió en segunda vuelta contra Ollanta Humala (2011-2016) y contra Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018).

Por este motivo ella estuvo entre la cárcel y su casa en 2019 y 2020. Finalmente salió bajo fianza en mayo de 2020, para preparar esta campaña hacia la presidencia.

Ellos quieren hacer una dinastía acá en Perú. Pero Keiko Fujimori no tiene memoria personal. Tiene la memoria del padre y Vladimiro Montesinos (un excolaborador de su padre), igualmente es dirigida por ellos dos. Keiko solamente cumple ordenes, aunque quizás haya aprendido algo más en su astucia”, consideró Peña Herrera, quien es escultor.

Evaluó que “en este momento tenemos que apoyar al hermano Pedro Castillo”. Y afirmó: “Nosotros somos del Tawantinsuyo. No somos criollos, no somos católicos ni pertenecemos a ninguna secta ni nueva ni vieja. En la memoria de nuestros abuelos y ancestros incas llevamos esta vida dedicada a recorrer el Qhapak Ñam”.

El Qhapaq Ñan es el nombre Quechua del Gran Camino Inca, que atravesaba todos los países andinos: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú. El Tawantinsuyo es el nombre del imperio Inca (1438-1533), conformado por los países mencionados.

Campaña recargada

En estos días, con el reinicio de la campaña, se evidencian las formas opuestas de hacer política que tienen los dos candidatos que pasaron a segunda vuelta.

Castillo está abocado a recorrer poblaciones rurales de Perú, donde lo reciben cientos de comunarios y comunarias. Fujimori, en cambio, se comunica a través de su cuenta de Twitter para pedir apoyo de la población.

Desde allí alerta que es necesaria la unidad para derrotar al “comunismo”, propuesta encarnada -según ella- en la delgada figura de Castillo. En su cruzada ya consiguió el apoyo de Mario Vargas Llosa, quien hace 30 años había competido en segunda vuelta contra Alberto Fujimori.

En estos días, el premio Nobel de Literatura de 2010 habló con la hija de su antiguo adversario para brindarle su apoyo, porque la consideró “el mal menor”. Y, de nuevo, contribuyó a afianzar la idea de que Castillo traerá “comunismo” a este país altamente neoliberal, tal como lo expresa su Constitución, aprobada en 1993 por Fujimori padre.

En las últimas décadas, el apoyo a los gobiernos conservadores de América Latina fue una constante de este escritor. Así ya lo había hecho con Mauricio Macri (2015-2019) en Argentina y Sebastián Piñera en Chile, quien fue presidente entre 2010 y 2014 y actualmente está en su segundo mandato iniciado en 2018.

Por una nueva Constitución

El profesor de Cajamarca pregona en todo espacio la necesidad de que Perú tenga una nueva Constitución, que deje atrás 30 años de neoliberalismo e incluya, por primera vez, a todos los sectores sociales del país, especialmente las comunidades indígenas campesinas.

Hace falta una reforma de todos los poderes. Ya no tiene que haber chantaje ni manipulación a nuestros pueblos originarios“, dijo Víctor, wiphala en mano.

En los papeles de votación, Fuerza Popular se identifica con una K, en honor a la líder del partido. Perú Libre usa la imagen de un lápiz para que lo identifiquen los votantes. “Hay dos símbolos en competencia: la K del caos y el lápiz para diseñar una nueva Carta Magna. Cada uno debe defender su posición y respetar los recursos naturales de nuestra Pachamama, que están saqueando”, agregó.

Una señora que pasaba por la plaza se detuvo a escuchar las palabras del entrevistado de Sputnik, a lo cual asentía. Finalmente interrumpió la conversación con su mensaje vehemente: “Nuestra patria no se vende. Es tiempo de recuperar nuestro país. ¿Por qué la prensa no le pregunta a la china (como le dicen popularmente a Keiko) qué hace su papá preso? ¿Acaso está preso porque hizo un buen Gobierno?”, preguntó retóricamente.

Fujimori “cambió la Constitución para favorecer a todos los ricos que han venido a saquear nuestras riquezas. Ya es tiempo de que nuestras riquezas vuelvan a nuestro pueblo”, sostuvo, antes de mezclarse con la multitud en la plaza.

Un Estado que legaliza injusticias

Allí también estaba el congresista electo por Huánuco de Perú Libre, Abel Reyes Cam, quien reiteró la necesidad de modificar la Constitución, que actualmente sería profundamente injusta: “Si un ladrón de la calle se roba una carterita, le dan 20 años de cárcel. Pero cuando un ladrón se lleva millones, desgraciando a toda la patria, está libre y protegido”.

Afirmó que “este saqueo es legal. Tenemos que hacerlo ilegal a través de una Carta Magna en cuya redacción todos participemos. Hace 200 años en Perú gobierna la derecha. Todas las leyes son a su favor. La Constitución vendepatria del ’93 los protege y los blinda”.

También opinó que se deben revisar todos los contratos con empresas transnacionales que explotan los recursos naturales de Perú, fundamentalmente gasíferos y mineros. Se mostró a favor del modelo de nacionalización impulsado por Evo Morales (2006-2019) en Bolivia.

Actualmente, las empresas se llevan el 70 % de ganancias y dejan el 30% al Estado peruano. Reyes Cam aseguró que -de llegar al Gobierno- realizarán el cálculo exacto para que la mayor parte se quede en el país, aunque la explotación de recursos continuará siendo redituable para los privados.

Reyes Cam indicó que con la presidencia de Castillo el país dará un salto tecnológico. Para ello se brindarán mejores condiciones laborales y equipamiento a los profesionales peruanos, quienes poseen los conocimientos, pero a menudo se ven limitados por la falta de financiamiento.

Con el Gobierno de Perú Libre vamos a crear el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Investigación. Nos va a permitir generar mejores condiciones para el trabajo de los científicos”, dijo el congresista electo.

Y evaluó que en el campo de la ciencia “hay tantas personas que son infravaloradas. Podrían desarrollar trabajos que aporten a la humanidad, pero apenas si tienen un sustento básico que garantice su existencia“. De esta manera, con salarios dignos para las y los científicos, esperan que puedan desarrollar todo su potencial, libres de otras preocupaciones.

Mientras cientos de vecinos de Lima manifestaba su apoyo por Castillo, un grupo minúsculo ocupaba un rincón de la plaza. De allí convocaban a votar viciado (nulo) porque ni Keiko Fujimori ni Castillo les convencía en la presidencia.

En los hechos, este sector ocupaba -como mucho- el 10% de la plaza. Los seguidores de Castillo (el 90%) los toleraban porque los consideraban agitadores fujimoristas, quienes esperaban generar disturbios que ensucien la buena imagen del profesor rural.

En este sentido, fue notable la cobertura de los medios locales, los cuales titularon dándole voz a los presuntos fujimoristas provocadores, y obviando a la multitud que hacía oír su apoyo por un cambio verdadero en Perú.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...