El diario plural del Zulia
TOPE AMERICARGO

Los jóvenes colombianos asumen el protagonismo en contra de Duque

"En los últimos 50 años fuimos la generación del miedo, pero esta gente, la generación de la paz, ya no tiene miedo porque sabe que tiene derechos y se pueden gestionar", señala a la AFP Ómar Rincón, analista de la Universidad de los Andes

Una multitud con rostro joven, enojada pero festiva, con cacerolas y tambores, está en las calles desde el 21 de noviembre para exigir un cambio de norte al gobierno conservador que encabeza el presidente más joven en la historia reciente de Colombia.

“¡Nos tienen miedo, porque no tenemos miedo!”, gritaron los manifestantes. El país de 48 millones de habitantes se subió a la ola del descontento popular que recorre Sudamérica.

Y lo hizo de la mano de una generación hiperconectada, descreída de los medios tradicionales, que rechaza la violencia y reivindica la protesta pacífica y creativa, tras la solución del conflicto armado con las FARC, guerrilla convertida hoy en partido político.

En los últimos 50 años fuimos la generación del miedo, pero esta gente, la generación de la paz, ya no tiene miedo porque sabe que tiene derechos y se pueden gestionar”, señala a la AFP Ómar Rincón, analista de la Universidad de los Andes (privada).

¿Quiénes protestan?

La última vez que Colombia escuchó rugir las calles en rechazo de algo distinto de la violencia fue en 1977. Entonces los sindicatos fueron protagonistas.

En este momento la protesta es esencialmente estudiantil y juvenil”, según Jorge Melo, autor de Historia Mínima de Colombia.

Los que se manifiestan no superan los 30 años, en su mayoría, y pertenecen a una generación “atravesada por la guerra” y que por cuenta de ello, no estuvo en el “centro de la conversación” social, afirma Óscar Almario, antropólogo de la Universidad Nacional (estatal).

Son centennials mezclados con millennials que abrazan las causas ambientalista, minimalista, proderechos de la mujer, de los homosexuales, que fueron eclipsadas por el debate guerra o paz. Además se “solidarizan con los que tienen trabajos precarios o ingresos limitados” y pueden tener una vejez sin pensión, añade Almario.

Los “hijos de la paz y de lo digital”, que no creen en intermediarios y que ya no pueden ser llamados “guerrilleros por marchar”, quieren que la política haga cosas concretas y prácticas” por sus causas, apunta de su lado Rincón.

Lo paradójico agrega, “es que el presidente más joven, que enarbola las banderas de la revolución digital, no entiende las marchas que son de la revolución digital”.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...