El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

“Madaya es una ciudad donde hay gente pero no hay vida”, según la ONU

En Madaya “hay gente pero no hay vida”, según describieron hoy las agencias humanitarias de la ONU que ayer entraron con un convoy humanitario en esa ciudad siria sitiada por las fuerzas del régimen, donde viven 42.000 personas “desnutridas y en una situación desesperada”.

Naciones Unidas y la Cruz Roja lograron acceder ayer a Madaya, donde no había llegado ayuda humanitaria desde octubre, y la situación que encontraron fue “terrible”, en palabras de Hajjad Malik, representante de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Siria.

“En Madaya hay gente pero no hay vida, la situación es horrible: no hay comida, no hay luz, no hay calefacción con temperaturas bajísimas”, denunció Malik en teleconferencia desde Damasco.

“Los niños han tenido que ir a buscar hierba para alimentarse, y sabemos al menos de un par de casos de menores que han perdido sus extremidades al saltar sobre una mina antipersonal”, agregó Malik.

El riesgo de las minas antipersonales fue citado en rueda de prensa por los portavoces de otras agencias, Unicef, Programa Alimentario Mundial (PAM), Organización Mundial de la Salud (OMS), que también participaron del convoy, y que confirmaron las denuncias de malnutrición generalizada.

Nadie pudo contabilizar las muertes por hambruna o el nivel de malnutrición -severa o aguda- padecido por la población, dado que en las horas que estuvieron en la ciudad no tuvieron tiempo de hacer una análisis nutricional completo.

Lo que sí pudo decir Elisabeth Hoff, representante de la OMS en Siria, es que los tres doctores presentes en la ciudad, confirmaron la muerte de varias personas por hambruna, sin poder, sin embargo, dar números exactos.

Los doctores son una ginecóloga recién licenciada, un pediatra y un generalista, que está herido.

Hoff pidió que se permita la entrada de clínicas móviles con personal especializado que pueda dar tratamiento médico de urgencia a la población.

Asimismo, Hoff sugirió que se permita a la Luna Roja Árabe acceder a la ciudad para poder hacer una análisis “casa por casa” y detectar los casos de malnutrición más acuciantes.

El portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), Jens Laerke, dijo que poder tratar a los necesitados sobre el terreno era una de las opciones a la eventual evacuación de las 400 personas necesitadas de tratamiento identificadas ayer por su representante en el país.

Ningún portavoz pudo confirmar que 300 personas habían sido evacuadas de la ciudad, tal y como afirmó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Lo que sí confirmaron es que está previsto que mañana entre a en esa ciudad un segundo convoy y otro en tres o cuatro días, tanto en Madaya como en las localidades de Fua, Kefraya -abastecidas también ayer- así como Zabadani.

El convoy de ayer a Madaya distribuyó comida para que 42.000 personas sobrevivan un mes y se espera que los que entren mañana doblen esta cantidad.

Las distribuciones en Fua y Kefraya fueron para unas 20.000 personas.

Dado que Unicef estima que la mitad de la población de Madaya es menor de edad, la ayuda distribuida contenía alimentos altamente energéticos específicos para los más pequeños, aunque no había leche en fórmula para los bebés, a pesar de que múltiples informes han confirmado la incapacidad de las madres para amamantar dada su propia malnutrición.

Todos los portavoces insistieron en la importancia de que estas distribuciones no sean puntuales sino permanentes, “porque sino el esfuerzo no servirá para nada y en unos meses volveremos a hablar de una situación de muerte y desolación”, en palabras de Maliki.

La ONU estima que 4,5 millones de sirios residen en zonas a las que es muy difícil acceder y de ellos, 400.000 sobreviven bajo sitio.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...