El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

La polémica como imán del voto

Es un fenómeno. En ello coinciden expertos que analizan la ideología del precandidato republicano, Donald Trump, quien cada vez que hace unas declaraciones crea una polémica, pero aún lidera las preferencias del partido.

Es que llama la atención que una persona pública, que desee gobernar a la potencia más poderosa del planeta, diga frases como: “Los mexicanos están trayendo sus drogas, están trayendo su crimen. Son violadores y algunos, asumo, son buenas personas”, o “Podría disparar a gente en la Quinta Avenida y no perdería votos”, y se mantenga ganando caucus y primarias en varios estados importantes. El próximo paso será Nueva York, en donde se espera que logre ganar el comicio, el próximo 19 de abril.

“Donald Trump pareciera llegar al punto de lo ridículo, a una antipolítica, pero le ha dado resultados, porque busca el voto duro de los republicanos, que vienen siendo los norteamericanos ultranacionalistas y que en los últimos años ha sido muy conservador”. Así lo explica Luis Angarita, experto internacionalista y profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Eso hace comprender, más no aceptar, por qué cuando Trump dice: “Este es un país en el que hablamos inglés, no español”, el norteamericano promedio (70 % de los estadounidenses son blancos europeos, con mucha inclinación nacionalista) lo ve como una mejor opción, a pesar de haber perdido en las últimas, el pasado lunes. “Aunque pareciera ridícula una frase, Trump realza el sentimiento ultranacionalista del norteamericano. Eso es lo que simpatiza con la idea republicana, por ejemplo, el llamado Tea Party (ala radical de los republicanos), encabezado por Sarah Palin, le ha brindado el apoyo a ese fenómeno de Trump”, asegura Angarita.

Grotesco

Roberto de Vries, médico y comunicador social de la Universidad Católica Andrés Bello, con postgrado en psiquiatría, destaca que Trump “es un fenómeno muy interesante, digno de analizar. Él emplea la forma más grotesca de hacer política, que yo llamo la Grotesque Politik, que no es otra cosa que una reacción extrema ante la Real Politik, que es la forma de hacer política tradicional, esa que se hace con mucha diplomacia, pero que a la vez resulta muy hipócrita”, indica el autor del libro Vida sustentable.

Según el doctor De Vries, eso es lo que respecta a la personalidad de Trump, pero en cuanto al pensamiento del elector norteamericano, hay otras razones por la que el multimillonario sigue subiendo en los sondeos de su partido. “En el plano internacional el liderazgo y la personalidad de Vladimir Putin está haciendo que el pueblo ultranacionalista sienta que Trump es el candidato ideal, porque es el más fuerte. Es que el norteamericano promedio, así como los europeos, se sienten invadidos y ven que el freno a esa invasión podría ser Trump, porque se ha convertido en un fenómeno muy nacionalista”.

CUADROversionfinal2

Bajo esa perspectiva, se comienza a entender más la rudeza, el escrupuloso sentimiento nacionalista y el casi ridículo lenguaje del magnate inmobiliario, cuando declara: “La gente (estadounidense) no puede tener trabajo porque China y México tienen nuestro trabajo”, “Restablecería el ahogamiento simulado para los sospechosos de terrorismo”, “Pido el bloqueo completo y total a la entrada de musulmanes en EE. UU.” y “Un muro en la frontera con México nos ahorraría muchísimo dinero”.

Antes de iniciarse la carrera por la Casa Blanca, el reverendo protestante Jerry Falwell, uno de los llamados líderes de la “derecha religiosa”, declaró: “Si tienes a tu hija enferma, ¿a qué médico la llevas? Tu objetivo es llevarla al mejor médico de la ciudad, no al que va a tu misma iglesia”. Con esa afirmación le dio total apoyo a Donald Trump en el inicio del caucus en Iowa, específicamente en el pueblo de Council Bluffs, en la frontera con Nebraska.

Apuesta al voto duro

“Trump sigue apostando al voto duro republicano, el que pertenece a ese alto porcentaje de blancos europeos, que viven y respiran un nacionalismo radical e irracional que todos conocemos”, dijo recientemente el zuliano Fernando Urdaneta, experto constitucionalista e internacionalista.

Para explicarlo mejor, Urdaneta destaca que el polémico multimillonario “emplea un discurso populista y agresivo que ha calado en el gusto de los votantes republicanos”. Es que Trump se ha dado a la tarea hasta de “profanar” las nacionalidades de su adversario más cercano, el Senador Ted Cruz y del propio presidente Barack Obama. Del primero dice que es canadiense, mientras que del actual inquilino de la Casa Blanca se atrevió a decir: “Hace varias semanas… pensaba que él probablemente había nacido en este país. Ahora mismo tengo dudas reales…”.

Pero siendo genuino, grotesco, ridículo o muy bien pensado, el discurso de Trump lo podría llevar a buscar en noviembre la presidencia de los Estados Unidos, es decir, ganar las primarias republicanas, pero muchos consideran que en líneas generales los demócratas tendrían las herramientas para vencerlos en ese careo nacional.

Rick Wilson, un consultor republicano, le declaró la agencia AFP: “No creo que el colapso emocional de (Trump) le está ayudando en su campaña. Fue tan malhumorado y pueril. Debería estar hablándole a los votantes de New Hampshire. En vez, está rezongando a Iowa por no haberle concedido el primer puesto”, destacó con respecto a las acusaciones contra Cruz.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...