El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Hernández lamenta renuncia jefe misión de OEA contra corrupción en Honduras

"Lamento la renuncia del vocero de la MACCIH, Juan Jiménez Mayor, con quien conversamos esta noche. El Gobierno de Honduras reafirma su compromiso con la lucha contra la corrupción y la impunidad", indicó el

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, lamentó este viernes la renuncia del jefe de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción en Honduras (MACCIH), el peruano Juan Jiménez, y reafirmó el “compromiso” de su Gobierno contra la corruptela.

“Lamento la renuncia del vocero de la MACCIH, Juan Jiménez Mayor, con quien conversamos esta noche. El Gobierno de Honduras reafirma su compromiso con la lucha contra la corrupción y la impunidad y su propósito de continuar fortaleciendo sus operadores de justicia”, indicó Hernández en la red social Twitter.

En otro mensaje, el gobernante señaló que hoy iba a seguir “profundizando el tema” y que iba a invitar “a los representantes de los países que cooperan con la MACCIH para discutir la mejor manera de superar la situación por la cual atraviesa la Misión”.

En una carta a los hondureños, Jiménez señala la falta de apoyo que ha tenido de Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la que depende la MACCIH.

El exministro peruano también lamenta que “el Estado de Honduras no ha querido aprobar leyes importantes propuestas por la MACCIH, como la Ley de Colaboración Eficaz, que cumplió en diciembre último un año desde su entrega”.

Añade que “el equipo de la Misión se encuentra sumamente preocupado por la reacción de las autoridades del país frente al caso de la Red de Diputados”, asociado a un presunto hecho de corrupción a través de una reforma a la Ley de Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República, aprobada el 18 de enero por el Parlamento hondureño.

Jiménez reitera en su carta la falta de apoyo de Almagro, quien en abril de 2016 lo envió a Tegucigalpa como su representante para combatir la corrupción en Honduras, como parte de un acuerdo entre la OEA y el Gobierno que preside Hernández.

El diplomático denunció además que personal de la MACCIH que debería de estar en Honduras, está en Washington.

Dijo también que Almagro no quiso recibirle en enero en Washington cuando fue a presentarle un informe sobre lo que sucedía en la capital hondureña con la Misión.

La extensa carta de Jiménez indica que desde la misma OEA se ha pretendido “anular” su “liderazgo” a través del asesor de Almagro, Luis Porto.

En septiembre de 2017, durante una visita a Tegucigalpa, según la denuncia de Jiménez, Porto “reunió a todos los funcionarios -de la MACCIH– para señalar que el suscrito no es el jefe de la misión, buscando anular mi liderazgo”.

Es evidente que existen problemas que deben ser solucionados para el mejor desempeño de la MACCIH, los cuales dependen exclusivamente del secretario general”, se enfatiza en la misiva, además de destacar la “falta de apoyo a las medidas y acciones que viene haciendo la MACCIH“.

“Es importante que el secretario general se pronuncie públicamente, pero también que brinde mensajes internos para apoyar a la MACCIH. No debemos estar solos aquí y él lo sabe”, añade.

Según Jiménez, ninguna de las decisiones administrativas que exigían celeridad para el buen funcionamiento de la Misión se han tomado oportunamente.

Además, no se han iniciado las negociaciones con el Gobierno de Honduras para el Memorando de Entendimiento en materia de seguridad para el ingreso de personal policial internacional.

“Esta ausencia, coloca en una situación de riesgo a todo el personal de la Misión” y “de 33 expertos internacionales que trabajan para la Misión, 25 de ellos lo hacen en Tegucigalpa y presuntamente 8 de ellos trabajan en la sede de Washington (es decir, casi 25 % del total)”, expresó Jiménez.

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...