El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

EE. UU. apuesta por acuerdo político “de buena fe” para traer vacunas a Venezuela

El gobierno culpa a las sanciones de las dificultades de Venezuela para pagar los productos humanitarios. El país ha recibido menos de un millón de dosis de vacunas de sus aliados, Rusia y China, mientras se acelera la segunda oleada del virus, que amenaza con saturar su ya frágil sistema sanitario

El plan del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de pagar las vacunas Covid-19 a través de envíos de petróleo tiene como objetivo marginar a la oposición del país, que había logrado avances en la obtención de inoculaciones, dijeron analistas y legisladores de la oposición.

Maduro propuso el domingo un acuerdo de “petróleo por vacunas”, sin dar detalles sobre cómo funcionaría dicho esquema. Las exportaciones de crudo de la nación  integrante de la OPEP, golpeada por la crisis, se han desplomado desde que Estados Unidos sancionó a la petrolera estatal Petróleos de Venezuela en enero de 2019.

A principios de este mes, la oposición (reconocida como el gobierno legítimo del país por Washington) dijo que buscaría usar los fondos del gobierno venezolano congelados en Estados Unidos para pagar las vacunas, a través del programa Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que proporciona dosis a los países pobres.

El gobierno de Maduro dijo más tarde que no daría luz verde a las dosis de la vacuna de AstraZeneca, la principal inoculación utilizada por Covax en América Latina, citando los efectos secundarios. Los críticos argumentaron que esa medida pretendía torpedear el acuerdo para no dar una victoria política a la oposición.

Todo es un pequeño juego para encubrir el acto criminal de impedir el acuerdo de Covax”, dijo Luis Stefanelli, un legislador de la oposición en la comisión de energía de la Asamblea Nacional, sobre la propuesta de petróleo por vacunas en una entrevista telefónica.

El Ministerio de Información de Venezuela no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Un representante del Departamento de Estado estadounidense dijo que Estados Unidos esperaba que las negociaciones de Covax funcionaran.

Tomamos como una señal positiva el hecho de que todas las partes se hayan puesto de acuerdo para afrontar el desafío”, dijo la fuente. “Sólo pueden hacerlo con éxito si todos los participantes se involucran en estas conversaciones de buena fe”, según reseña el portal Banca y Negocios.

Maduro (acusado de corrupción, violaciones de los derechos humanos y de “amañar” su reelección en 2018) sigue en el poder a pesar de la campaña de dos años, respaldada por Estados Unidos, para derrocarlo.

Algunos legisladores estadounidenses han planteado la preocupación de que las sanciones estén exacerbando una crisis económica de años y perjudicando a los venezolanos de a pie.

El gobierno culpa a las sanciones de las dificultades de Venezuela para pagar los productos humanitarios. El país ha recibido menos de un millón de dosis de vacunas de sus aliados, Rusia y China, mientras se acelera la segunda oleada del virus, que amenaza con saturar su ya frágil sistema sanitario.

Otras 50.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V llegaron a Venezuela el lunes, según mostraron imágenes de la televisión estatal. El ministro de Salud, Carlos Alvarado, dijo que las autoridades utilizarían las dosis para inocular a más trabajadores sanitarios y ancianos.

Para facilitar el acceso a la vacuna, la oposición y grupos empresariales han desarrollado alternativas para evitar que el gobierno pague directamente las inyecciones. Aunque las sanciones de Estados Unidos eximen a los bienes humanitarios, los bancos suelen ser reacios a manejar transacciones vinculadas al gobierno de Venezuela.

Los líderes de la oposición argumentan que las sanciones impiden que el gobierno de Maduro “saquee” los recursos naturales del país.

Él quiere elevar los costos para aquellos que están en contra de su capacidad de exportar”, dijo Antero Alvarado, director de Venezuela en la consultora energética Gas Energy Latin America, sobre el plan de petróleo por vacunas de Maduro. “Es evidente que se está haciendo la víctima”.

Algunos políticos y economistas de la oposición han propuesto en el pasado un plan de “petróleo por alimentos” para aminorar el impacto humanitario de las sanciones y al mismo tiempo evitar la corrupción que plagó un programa similar administrado por las Naciones Unidas para Irak cuando estaba bajo sanciones de la ONU hace dos décadas.

Francisco Rodríguez, un economista venezolano que ha abogado por un acuerdo de este tipo, dijo que era poco probable que la propuesta de Maduro prosperara sin la participación de la oposición.

Juan Guaido, que era presidente de la Asamblea Nacional en manos de la oposición cuando Maduro fue investido para un segundo mandato en 2019, sigue siendo reconocido como el jefe de Estado legítimo de Venezuela por Estados Unidos y muchos países latinoamericanos.

Es un intento equivocado porque la solución a este problema requiere una negociación con Guaido”, dijo Rodríguez a la agencia Reuters.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...