Por el momento se han encontrado tres fosas que lo certifican. En la primera, localizada en mayo, hallaron 215 tumbas. Unas semanas después, fueron 751. Y esta misma semana han encontrado 182 nuevos restos.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, pidió perdón, reiterando una condena a los crímenes contra indígenas del Gobierno en 2008, y asegurando que esto equivale a un “genocidio”.

Los nativos exigen también un perdón del Vaticano que se hace esperar. Aunque el papa ya se ha pronunciado sobre los hallazgos de los cadáveres en espacios católicos y lo considera “inquietantes”.