El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Australia redobla despliegue contra las inundaciones que amainan en Sídney

"Sabemos que la ciencia nos dijo que si seguíamos sin tomar medidas, a nivel mundial, sobre el cambio climático, estos eventos, los fenómenos meteorológicos extremos, serían más frecuentes y más intensos", subrayó el primer ministro australiano, Anthony Albanese

Las autoridades australianas anunciaron este miércoles que redoblaron el despliegue de militares en la ciudad de Sídney y las localidades afectadas por las lluvias torrenciales e inundaciones, que comienzan a amainar en algunas de áreas costeras.

Unas 85.000 personas se encuentran bajo órdenes y alertas de evacuación en la región Nueva Gales del Sur, 50.000 más que la víspera, declaró a periodistas en Sídney Dominic Perrottet, jefe del Ejecutivo de esta jurisdicción, al dar el reporte sobre la situación de las zonas declaradas en estado de catástrofe natural.

En respuesta a la catástrofe provocada por estas lluvias torrenciales, que amainan en Sídney y se desplazan hacia el norte de la ciudad, el Gobierno australiano desplegará 250 soldados adicionales a partir del jueves en las zonas afectadas.

También enviará un tercer helicóptero a estas comunidades, donde ya se encuentran desde principios de semana cien militares y unos mil socorristas voluntarios para ayudar en las evacuaciones, rescates y tareas de contención.

"Esta sigue siendo una situación peligrosa y debemos responder adecuadamente", remarcó hoy el primer ministro australiano, Anthony Albanese, al justificar el despliegue militar en la rueda de prensa junto a Perrottet.

Albanese anunció además un pago único de 1.000 dólares australianos (681 dólares estadounidenses o 663 euros) para los adultos afectados por la catástrofe, mientras que para los menores la ayuda será de un 40 % sobre ese monto.

Diversas comunidades, algunas de ellas inundadas por cuarta vez en los últimos 18 meses, siguen aisladas a raíz de la crecida de los ríos, que ha bloqueado carreteras y puentes y ha cubierto parcialmente casas, anegado calles y sumergido automóviles.

A pesar de que la lluvia ha amainado en Sídney y las comunidades del sur, el peligro de las inundaciones y corrimientos de tierra continuará en esta región costera en donde también se producen muchos de las verduras y frutas que se consumen en la ciudad.

"Sabemos que la ciencia nos dijo que si seguíamos sin tomar medidas, a nivel mundial, sobre el cambio climático, estos eventos, los fenómenos meteorológicos extremos, serían más frecuentes y más intensos", subrayó Albanese al vincular la catástrofe con la crisis climática.

En marzo, varias zonas de Nueva Gales del Sur, entre ellas el oeste de Sídney y Lismore, a unos 600 kilómetros al norte de la ciudad, fueron afectadas por unas devastadoras inundaciones, que se cobraron más de una veintena de vidas y causaron millonarios daños materiales.

El desastre natural obligó a las autoridades australianas a declarar por primera vez en la historia del país el estado de emergencia nacional, un mecanismo legislado en 2020 tras una serie de devastadores incendios.

Estas inundaciones ocurrieron tras el verano austral en el que Australia, país que vive desastres naturales más frecuentes y más potentes por la crisis climática, sufrió el impacto del fenómeno de "La Niña" por segundo año consecutivo, que provocó lluvias más habituales que lo normal.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...