El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Mark Meléndez: Guaco me descubrió en una fiesta

Con más de medio siglo de exitosa historia musical, Guaco le da la bienvenida a un nuevo integrante: Mark Meléndez, un músico de 32 años que recientemente dejó las las de Los Adolescentes para unirse a la “Súper Banda de Venezuela”.

Meléndez se considera valenciano a pesar de haber nacido en los Estados Unidos. Su vocación por la música comenzó desde los siete años gracias a la inspiración de su padre zuliano, quien solía cantarle y tocarle el cuatro. Hoy, 25 años después y tras una trayectoria musical prometedora, Meléndez forma parte de la orquesta marabina de la cual fue fanático desde pequeño. Versión Final conversó con el artista sobre sus metas y aspiraciones dentro de la exitosa agrupación musical.

—¿Qué se siente formar parte de Guaco?

Yo creo que para cualquier cantante del país es un sueño pertenecer a Guaco. Primero porque es un estandarte de nuestra música, no existe ningún venezolano que no conozca o que no sienta la música de Guaco. Por supuesto yo no soy la excepción.

—¿Cómo se desarrolló el proceso de entrada?

—El primer acercamiento se dio cuando formaba parte de un grupo musical llamado Rock and Fiesta. Estábamos presentándonos en una esta privada a la cual asistió Guaco. Yo canté como cualquier otro día sin saber que ellos estaban allí.

Recuerdo que para esa esta estaba interpretando covers de Bruno Mars y tuve la bendición de que en ese momento justo entrara Gustavo Aguado y le gustara lo que yo estaba haciendo. Fue un proceso extenso, pero no complicado. Después de ese primer encuentro pasó un tiempo largo. Yo me encontraba en proceso de salida de la orquesta Los Adolescentes. La llamada tan esperada la recibí casi un año después del primer encuentro. Llegué a pensar incluso que no llegaría nunca.

—¿Cómo le han recibido los demás integrantes?

—Guaco me ha recibido increíblemente bien. Me han tratado excelente desde el primer día y me han hecho sentir como parte de la familia. Agradezco a toda la gente que me ha escrito y que me ayudó a que esto se diera, les prometo que voy a dar siempre lo mejor de mí.

– ¿Qué significa Guaco para Mark Meléndez?

—Algo fuera de lo común, algo que se sale de lo ordinario. Está fuera de los parámetros de lo que la gente está acostumbrada, de lo cotidiano. Esta característica precisamente es la que más me llama la atención de Guaco, porque mis gustos musicales también se salen de lo común, podría decirse que son una combinación rara de estilos.

—¿Cómo es esa “combinación rara” de estilos?

Me gusta mucho el rock. Incubus, 311, Nirvana, Audioslave; todas estas bandas formaron parte de mi adolescencia y de nen mi personalidad musical ahora. Soy fanático de Juan Luis Guerra y de Tierra, Viento y Fuego. En la industria, es muy raro conocer a un cantante de rock que escuche salsa o viceversa; pero a mí me gustan toda clase de estilos musicales. Es mi identidad como músico.

—¿Por qué Mark Meléndez decidió convertirse en músico?

—Toda mi vida se ha envuelto alrededor de la música. Desde muy pequeño, escuchaba a mi papá cantar y tocar cuatro. Mis padres al notar mi inquietud por cantar empezaron a desarrollarme como cantante, participé en muchos festivales de niño que me ayudaron a introducirme en el mundo musical. Estudié en el Conservatorio Sebastián Echeverría Lozano de Valencia por año y medio cuando comencé a pertenecer a grupos formales hasta que me mudé a los Estados Unidos.

—¿Su permanencia en EE. UU. lo hizo alejarse de la música venezolana?

—Todo lo contrario, la música venezolana son mis raíces. Siempre fui fanático de Guaco; de hecho, admiro mucho a Jorge Luis Chacín y a Nelson Arrieta. Cada vez que podía, asistía a sus conciertos.

Mi experiencia en los EE. UU. me nutrió mucho. Tuve la oportunidad de conocer a músicos de otros países; fui corista de Tito Nieves, Ismael Miranda, Domingo Quiñones. Todos estos trabajos me enriquecieron. Regresé al país para unirme a la orquesta Los Adolescentes.

—¿Su experiencia con Los Adolescentes contribuyó en su crecimiento musical?

—Me ayudó muchísimo, definitivamente. Duré alrededor de tres años en la orquesta, tuve un aprendizaje increíble y el honor de compartir con su productor Arnaldo Quintero. Aprendí sobre la salsa y los ritmos latinos. Mi tiempo en Los Adolescentes representó para mí un período de crecimiento en mi carrera como cantante y como profesional.

—¿Cuáles son tus aspiraciones con la banda?

—Ahora tengo la responsabilidad de hacer lo mejor que pueda para estar a la altura de todos los grandes intérpretes que han pasado por Guaco, a quienes admiro y respeto muchísimo. Quiero poner mi granito de arena y que con el favor de Dios la gente lo reciba y lo disfrute. Vengo con la mejor intención de hacer algo diferente. Me gustaría plasmar mi personalidad en el Guaco. Es mi reto.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...