El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

María Paulina Camejo escribe al amor clásico y a su Venezuela soñada

La escritora venezolana María Paulina Camejo asegura que sus novelas románticas reflejan un amor clásico enmarcado muchas veces en una «Venezuela soñada», aunque entre las declaraciones y los besos de sus personajes también aparecen los problemas actuales de su país.

Dos novelas de Camejo, «Beatriz decidió no casarse» y «Los complicados amores de las hermanas Valverde», han sido editados en Estados Unidos por HarperCollins Español al mismo tiempo.

«Es divertidísimo escribir de amor», dice hoy Camejo, de 26 años, en una entrevista con Efe en la que insiste en que le gustaría que sus historias sirvan de «escape» a las personas que las tengan en sus manos.

Esta joven promesa de la literatura romántica en español, que ama las novelas de Nora Roberts y la simplicidad de Isabel Allende y J.K. Rowling, asegura que en la Universidad de Miami, donde estudió Historia del Arte y Literatura Hispana, también se reía de la saga «Crepúsculo» con sus compañeros.

Cuando se sentó a escribir, todo cambió y cayó en la llamada de la novela romántica.

«Si no le gusta a la crítica, mala suerte», añade Camejo.

Guiada por el consejo de un profesor, se dijo que escribiría el mundo como ella consideraba que «debería ser», por lo que las páginas de sus libros contienen mucho amor puro, de templanza y humildad, valores ausentes en un contexto en el que se impone lo explícito, según ella.

«Son más ‘María’ de Jorge Isaacs», bromea sobre la «castidad» de sus novelas esta joven natural de Maracaibo, que acaba de lograr el sueño de que sus novelas sean publicadas en Estados Unidos, algo por lo que está muy emocionada.

En «Beatriz decidió no casarse» narra la historia de una escritora exitosa, «versión 2.0» de lo que ella misma querría ser, que se reencuentra después de muchos años con el amor de su vida, al que dejó para centrarse en su carrera.

Tres hermanas, Julia, Cristina y Luna, se sorprenden al encontrar amores inesperados que revolucionarán su manera de pensar en «Los complicados amores de las hermanas Valverde».

María Paulina Camejo reflexiona que los seres humanos vienen a este mundo a «ser buenos y amar», y eso es lo que quiere expresar en un tándem de publicaciones que empezó a escribir recién emigrada a Miami con 21 años, cuando extrajo «algo bueno de la oscuridad».

La vida de Maria Paulina Camejo cambió de manera abrupta en el momento en que su padre fue preso en Venezuela y más tarde la familia decidiese marcharse al sur de Florida por temor a amenazas cuando ella tenía su carrera de Letras sin finalizar.

Camejo cuenta que su padre, que en el pasado era dueño de un pequeño banco en Venezuela, pasó dos años en prisión como «preso político» del gobierno venezolano y por ello, aunque sus libros sean de amor, siente que también debe mostrar aquello: «es el aporte para mi país».

Es en «Los complicados amores de las hermanas Valverde», segundo libro que escribió cronológicamente aunque ambos hayan sido publicados por HarperCollins al mismo tiempo, donde la novelista narra cómo son las visitas a una cárcel de presos políticos.

A través de una historia de amor entre una de las protagonistas, Cristina, y un encarcelado, Camejo trata temas como la única salida semanal de los presos o la manera en la que se alimentan.

«Es una manera de enseñar esa realidad escondida en una historia de amor», afirma una escritora con ganas de exponer la situación de Venezuela.

Camejo, que en ocasiones también escribe en prensa sobre la actualidad política de su país, opina que en Venezuela «no hay libertad de ningún tipo» y la gente trata de vivir en la «cotidianeidad dentro de la escasez».

A pesar de la pena que siente por Venezuela, la escritora es optimista y considera que «va a haber cambios», algo para lo que ella ya se adelanta en libros por los que también se asoma la imagen ideal de Venezuela que tiene Camejo.

«Escribo a la Venezuela soñada», puntualiza.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...