El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Editorial Versión Final // EL ZULIA DESTRUIDO

"Para amar hay que conocer su historia”

Esta es la importancia de la historia. La generación de hoy no conoce la potencialidad del Estado. No la conoce. El “regionalismo zuliano no es gratuito“, nos lo ganamos con esfuerzo y trabajo para hacer posible que desde el Zulia en el país y el mundo se sintiera la tenacidad de nuestros empresarios que con poco o nulo apoyo del centralismo hicimos de la activación de nuestra economía el mejor estado del país. ¿Cuánto le costó convertir las tierras baldías de la sub región de Perija y de la sub región del Sur en las mejores tierras fértiles del país que hicieran posible darle de comer a toda Venezuel a y exportar al mundo? ¡Nada! Fue con sudor y lágrimas de los abuelos de esta generación y son muchos los que desconocen esta realidad. Lo que generaba nuestra Costa Oriental del Lago en producción petrolera; lo que producíamos en carne y leche, así como de nuestros plátanos que hasta en los Estados Unidos llegaban. Ese fue el Zulia grande y poderoso, hoy convertido en NADA. Los políticos de hoy lo quieren vender por un “pergamino“ o el “Zuliano mayor “ o en una tarima donde un “gobernador” nalguea a un gaitero y cree que con eso se la “está comiendo”. Que vaina. ¿Dónde están los 50 mil empleos de la zona industrial de Maracaibo? ¿Más de 400 avionetas en el parque de la aviación privada del aeropuerto de Maracaibo? ¿Dónde nació la banca en Venezuela y su primer banco? ¿En el Zulia? ¿La electricidad? ¿El comercio exterior? A la juventud, el Diario Versión Final los exhorta a estudiar la historia del Zulia. Nuestra Petroquímica incluso se construyó con aportes del “GRUPO ZULIANO”. ¿Qué no tuvo el Zulia? ¿Donde estamos hoy? Hoy estamos como el Puente Rafael Urdaneta: DESTRUIDO Y PEOR AÚN SECUESTRADO POR LA INDUSTRIA DEL DELITO Y NUESTRO SUELO PISOTEADO POR LA GUERRILLA COLOMBIANA. Tomemos conciencias. El Zulia merece algo más y mejor para recuperar el sítial que siempre ocupó en la Venezuela grande. Solo conociendo su historia podemos luchar más por ella. Que nadie arrebate nuestra grandeza. Es la hora de sustituir la mediocridad y corrupción política que nos llevaron a los indicadores socios-económicos de tristeza que hoy tenemos. Vamos a dar lo mejor de nosotros para activarnos en esa meta.

Carlos Alaimo
Presidente-Editor.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...