El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Un año sin el mandamás

La duda se sembró hace un año en la Federación Venezolana de Fútbol (FVF). La detención de Rafael Esquivel, el pasado 27 de mayo en la ciudad suiza de Zurich, donde explotó el Fifagate, incluía a la dirigencia del balompié criollo en uno de los más grandes escándalos en la historia del deporte.

Fue la justicia de Estados Unidos la que empezó la cacería que hoy tiene detenido a 25 dirigentes del fútbol y que le abrió la puerta de Joseph Blatter y Michel Platini de las presidencias de Fifa y Uefa, respectivamente.

A Esquivel, presidente de la FVF, se le imputan 11 cargos entre los que se incluyen sobornos, manejo de dinero ilícito y fraude electrónico. Una historia conocida que hoy tiene al dirigente nacido en España en libertad bajo fianza en casa de sus hijos en Florida.

Siete millones de dólares fue la cantidad para encarar el proceso fuera de la cárcel; tras dos audiencias sigue declarándose inocente, al menos hasta la próxima del 3 de agosto, o hasta que se demuestre lo contrario, como en cualquier línea de serie policiaca.

Según el abogado especializado en deporte, Antonio Quintero, aún quedan diez fases en el proceso legal según la justicia norteamericana: discovery (en la que fiscalía y defensores deben presentar sus pruebas), notificaciones previas al juicio, solicitudes previas al juicio, selección de jurado, instrucciones al jurado, apertura del juicio, la fase probatoria, rebatir pruebas, conclusiones y decisión.

“Es muy difícil establecer cuánto puede durar esto ya que hay otras fases que no se cumplen en todos los juicios. Teóricamente un caso debería durar alrededor de 10 meses pero puede tardar mucho más”, explica el jurista.

Lo cierto es que en las oficinas del ente que gobernó desde 1988 su ausencia se siente, tras tantos años enquistado en un cargo. Los problemas parecieron no quedarse ahí para la federación.

La realidad deportiva de la selección nacional y económica dieron un golpe de realidad a su sucesor, Laureano González, aún en el caliente cargo. El actual presidente, con su particular verbo, ha tenido intercambios de declaraciones con jugadores y hasta Pdvsa, acusando a la industria petrolera de incumplir en los pagos.

“Es interesante que en una polémica mundial por corrupción en Fifa caiga el dirigente venezolano dentro de los primeros. Este proceso de limpieza debió llegar internamente mucho antes”, expresa Juan José Vidal, mejor conocido como “Cheché”, colaborador del ente mundial en los mundiales de Italia 90 hasta Corea y Japón 2002.

“Se va Esquivel de la FVF pero queda su cultura de manejar al fútbol como su negocio a pesar de no estar la cabeza más visible. Todo apunta al continuismo y cada día las de ciencias se notan más”.

Desde cerca

“El ambiente estaba demasiado tenso desde que se supo de la detención del presidente de la Conmebol, Eugenio Figueredo. Todo el mundo hablaba incómodo y empezaron una serie de reuniones entre los presidentes de la demás confederaciones”, cuenta Adelis Fusil, presidente de la Asociación Zuliana de Fútbol, quien hace un año se encontraba con Rafael Esquivel en Zurich.

En el Hotel Renassance sucedió todo. Para el dirigente regional estos 365 días significaron un cambio bastante te brusco.

“Estuvo 30 años producto de su trabajo, porque para lo que los elegíamos era la persona ideal para seguir al frente. En las asociaciones nos sintió mucho y nos obligó a trabajar cada aún más en los estados y buscamos tener más participación en la federación. Ahora cada liderazgo debe proyectar para poder solucionar lo que vivimos”.

Fusil, presidente de la asociación desde el año 1999, dio votos en los procesos eleccionarios que eligieron a Esquivel. Las asociaciones son responsables de 48 votos de los casi 70 que eligen el mandamás federativo.

Las sospechas de negocios turbios nunca se sintieron. “Nosotros estamos fuera de contexto con relación a algunas cosas. Todas las acusaciones son por situaciones irregulares que sucedieron fuera del país”, afirmó.

Juego de tronos

Marzo de 2017 debe ser el fin del mandato de Laureano González y la presidencia de la FVF debe definirse en esas fechas mientras que pretendientes no le faltan al cargo.

Dos candidatos ajenos a la actual dirigencia ya confirmaron sus intenciones: Tony Carrasco y Richard Páez, quien por su pasado como jugador y técnico de la Vinotinto ha sabido llamar la atención.

“Lo que pasó hace un año no lo habría imaginado ni un guionista de Hollywood. Yo creo que es una bendición”, expresó el exseleccionador nacional. Pero mucho tiene que cambiar para que el traumatólogo merideño llegue a presidir el órgano.

Buscan abrir el patrón electoral de las asociaciones, cambiar a sus directivos y así buscar dar el zarpazo definitivo en los sufragios federativos.

“La FVF es una mansión soportada por cuatro cabillas delgadas. Debemos cambiar de raíz”, refirió Páez. Entre tanto, la candidatura “oficialista” sigue ganando espacio.

Aunque González aceptó no tener intenciones de optar a la reelección, algunas fuentes ligadas a la federación explican que Jesús Berardinelli, actual director de finanzas, sería el candidato con el apoyo de gran parte de las asociaciones, lo que le aseguraría el triunfo. La FVF soportó los cambios con continuidad. 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...