El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Tiempos de cambios se viven en el Bronx

Al igual que el recuerdo de Derek Jeter y Mariano Rivera, atrás ha quedado aquella ideología que sembró George Steinbrenner en los Yankees de Nueva York.

Brian Cashman, gerente general de los Yankees, convenció Hal Steinbrenner, propietario, de que el equipo que tenían estaba lejos de ser contendiente, y lo más importante, fue capaz de aceptar la realidad de tener que reconstruir la franquicia para un futuro con mejores expectativas.

Los Yankees gastaron $ 901,6 millones de dólares en su nómina entre 2012 y 2015; en ese lapso solo aparecieron dos veces en postemporada, sin conseguir ningún triunfo. En 2016 iniciaron la campaña con $ 227,9 millones en cuanto a salarios para el róster con el mayor promedio de edad de las Grandes Ligas.

jugadoresversionfinal

Ahora todo parece indicar que en el Bronx han aprendido que su poder financiero por sí solo no les puede llevar a la gloria en octubre. Cashman movió el ajedrez de manera muy inteligente durante la fecha límite de cambios en las Mayores; consiguió prospectos de primera categoría de aquellos clubes desesperados por marcar diferencias en octubre.

Desde abajo

El sacrificio fue grande al desprenderse de dos de los mejores relevistas del juego, Andrew Miller y Aroldis Chapman, además del toletero Carlos Beltrán y el abridor Iván Nova.

A cambio, los “Bombarderos” han agregado a su sistema de ligas menores los cotizados prospectos Gleiber Torres, Clint Frazier, Justus Sheffield y Dillon Tate, además de otras promesas de mediano nivel como el outfielder Billy McKinney y los pitchers Ben Heller y JP Feyereisen.

Torres, infielder venezolano, fue antes del cambio el prospecto mejor conceptualizado de los Cachorros, al igual que Frazier (outffielder) con los Indios. Shef eld (lanzador zurdo) estaba ubicado entre los cinco más promisorios de las granjas de Cleveland, mientras que Tate fue la primera opción de los Rangers en el Draft 2015 y la cuarta en el selección global.

Torres, Frazier, Shef eld y Tate, complementan a un grupo de promesas que conforman además Jorge Mateo, Aaron Judge y Gary Sánchez, por lo que los Yankees pasan a ser, junto con los Astros de Houston, los equipos con el sistema de ligas menores más valorado, una utopía en los tiempos del “Boss”.

“Desde mi punto de vista, no es penoso lo que estamos intentado abordar. Creo que lo que hemos tratado de hacer es tomar decisiones que suenan bien en este negocio y ponernos en el mejor lugar posible. Ya veremos a dónde nos lleva”, puntualizó Cashman.

Los Yankees han colocado en sus granjas, las bases para comenzar a construir la siguiente dinastía.

“El tablero de ajedrez de hoy es muy diferente, sobre todo en cómo se puede acceder a talento. En lugar de decir que hay un cambio institucional, es un reconocimiento de cómo la industria y las normas de funcionamiento son completamente diferentes hoy en día”.

grandesligasversionfinal

Cuestión de esperar

Los Yankees siempre tendrán una ventaja financiera frente a la mayoría de los equipos en el béisbol, por lo que no hay que olvidarse que siempre estarán tratando de acaparar el mercado de agentes libres.

Es cierto también que Hal Steinbrenner tratará de cerrar el grifo del gasto en la agencia libre mientras sigan pagando los contratos de Álex Rodríguez y Jacoby Ellsbury; sin embargo, en los próximos años, habrán figuras en el mercado que pueden atraer el interés de la directiva neoyorquina, piezas que pueden sentar bases sólidas en la nueva etapa de la organización.

“Estamos tratando de volver a una situación en la que podamos tratar de construir un súper equipo, uno sostenible”, manifestó Cashman.

Posiblemente sea cuestión de tiempo para que los Yankees nuevamente apelen a sus arcas para rearmar su róster, tomando en cuenta que guras como Manny Machado, Andrew McCutchen, Bryce Harper, Josh Donaldson, además de los ases José Fernández y Clayton Kershaw, son agentes libres al finalizar la zafra 2016.

 

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...