El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

La Copa Venezuela se decidirá en el “Pachencho”

El Zulia Fútbol Club se llevó del maltratado estadio Nacional Brígido Iriarte un empate sin goles ante Estudiantes de Caracas, en el partido de ida de la Gran Final de la Copa Venezuela 2016. Un resultado alentador para el “petrolero” por lo que significa tener la posibilidad de definir la justa máxima en su casa, el estadio “Pachencho” Romero.

Las condiciones del Brígido Iriarte marcaron, negativamente, el desarrollo del compromiso decisivo del certamen copero. Con un engramado poco apto para la práctica del fútbol, mucho menos para una finalísima, los dos conjuntos tardaron más de 15 minutos en acomodarse sobre el rectángulo de juego.

Dejando por quinta vez en sus últimos seis partidos, su portería inmaculada, el elenco “petrolero” apelará al fuego que su artillería ha exhibido en los últimos dos compromisos para poder dar la vuelta de campeón ante su gente.

Pocas ocasiones
Juan García y Jesús González, fajadores por naturaleza, se llevaron todos los focos del primer tiempo. Y es que el campo no estaba para los habilidosos. Al 3’, García avisó con un cabezazo manso a las manos de Edixson González. Y al 28’, “Patoncito” hizo lo propio, tras un centro de Brayan Palmezano, desde la izquierda. Entre un cabezazo y otro, solo Winston Ángel había inquietado la zaga negriazul, mediante dos remates lejanos que se terminaron desviando por poco.

Después de la media hora, Zulia FC encontró recién la manera de que su cuarteto ofensivo conectara. Jefferson Savarino, que no había encontrado resquicio alguno para dibujar lo suyo, ensayó una volea peligrosa a la media vuelta (31’).

Sobre el minuto 40, Savarino sorteó un ‘pie a pie’ en la derecha para enfilarse a la portería y definir a tres dedos, pero desviado, desde la frontera del área.

Mejoría “petrolera”
Nada más arrancar el complemento, la escuadra marabina demostró que no se conformaba con la igualada. Al 47’, Savarino, con una acrobática chilena desde el balcón del área, intentó sin fortuna dejar su sello de distinto al cotejo decisivo, pero el portero Valdés estuvo atento para frustrar el violento remate.

Cinco minutos después, una diagonal de Palmezano estuvo a punto de romper el celofán. El juvenil (año 2000) fue desacomodado justo en el momento en el que se alistaba para engatillar la pelota desde el manchón penal. Y al 55’, todo en un primer cuarto de hora de notable repunte para el “petrolero”, una falta botada por “Sava” fue conectada sin demasiado tino por “Patoncito” González en el corazón del área.

Tras el empuje del visitante para ponerse en ventaja, el local se acordó de atacar. Las llegadas por banda eran su único recurso ante un cuadro zuliano que se mantuvo sólido en la retaguardia durante todo el choque. Y cuando llegó a trastabillar lo justo, emergió la figura de su portero para recobrar la tranquilidad.

Al 78’, los dueños de casa tuvieron la mejor de encuentro. Una pelota filtrada desde la derecha, peligrosamente, encontró a Adriano Duarte en inmejorable posición para destrabar la llave. No obstante, González agigantó su figura, poniéndole el pecho a las balas para terminar de sacar un cero, que bien puede transformarse en un escenario único para que el Zulia FC pueda rematar la faena en el coso marabino y conseguir ante su público su primera Copa Venezuela.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...