El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

“K-Rod” la pasa mal

Las alarmas se encendieron oficialmente en los Tigres de Detroit el domingo. Francisco Rodríguez volvió a desperdiciar una oportunidad de cerrar un triunfo de los bengalíes y la confianza cayó al piso. El mánager Brad Ausmus le dio un espaldarazo el sábado, pero durante la jornada dominical aseguró, tras el fallo, que “vamos a tener una conversación. Vamos a conversarlo bien antes de tomar una decisión”.

“K-Rod” tiene efectividad de 8.49 en 11.2 episodios, con 19 imparables, 12 carreras recibidas (11 limpias), cinco boletos y 13 ponches, además de un registro de un triunfo, cuatro derrotas, siete salvados y cuatro oportunidades de salvar desperdiciadas.

“No recuerdo haber pasado por un momento tan malo como éste”, dijo Rodríguez a MLB.com. “Estoy extremadamente decepcionado. Sólo quiero ofrecer mis disculpas a mi equipo y los fanáticos. Totalmente avergonzado por esto. Me siento avergonzado más que otra cosa”.

El criollo es cuarto en rescates en la historia de las Grandes Ligas, con 437, y tiene el récord de salvados en una campaña, con 62 en el 2008. El “Kid” espera que esos sean los números por el cual será juzgado y no los resultados en esta zafra, por lo que está confiado de mantener el cargo.

“No tengo ninguna duda al respecto (sobre si seguirá como cerrador). Obviamente los números y los resultados de las últimas seis semanas han sido horribles. Pero al final del día, espero que confíen en mí, porque no quiero que me juzguen por los últimos 10 juegos de mi carrera, sino por lo que he hecho por 15 años”, confesó el venezolano.

A hacer ajustes

La pérdida de velocidad de todos sus envíos no es un secreto. De la temporada 2016 al 2017, el promedio de su recta pasó de 90.10 millas por hora a 88.77, la curva también cayó una milla, mientras que el cambio aumentó de 83.99. a 84.02 MPH.

Esa puede ser la principal razón de la decadencia de su efectividad sobre la lomita, pero no es algo nuevo para el “Kid”. Desde su estreno en las Mayores, la rapidez de sus envíos siempre ha caído año a año y tras algunos ajustes logró salir adelante.

Esta temporada sus pitcheos disminuyeron la cantidad de rolling por cada elevado que recibe de 1.87 a un alarmante 0.63, además el porcentaje de líneas subió de 16.1 % a 24.4 %, al igual que los elevados de 29.2 % a 49.3%, mientras que los rollings bajaron de 54.7 % a 29.3 %.

Esos resultados que están generando sus pitcheos ocasionaron que en las primeras seis semanas de temporada, el 41.5 % de los batazos que le conectan sean a alta velocidad, aumentando la probabilidad de que se conviertan en imparables. En 2017, promedia 14.7 incogibles por cada 9.0 innings trabajados y 3.1 vuelacercas, los average más altos en su carrera eran 8.4 indiscutibles en 2011 y 1.9 cuadrangulares en 2014.

“Tengo que hacer ajustes. Tratar de corregir el problema y corregirlo rápido. Tras seis semanas de temporada yo no debería estar lanzando así. No hay excusas para eso”, puntualizó. “No estoy liquidado. No lo veo de esa manera”.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...