El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Inicia la Copa Oro con goleadas de Canadá y México

Canadá no gana el torneo desde hace 17 años, posee un conjunto plagado de jóvenes. México sigue con los resultados abultados y demuestra que lo conseguido ante Venezuela no fue casualidad

La selección canadiense goleó este viernes 4-0 a Martinica en el partido inaugural de la Copa Oro disputado en el Rose Bowl de Pasadena, en California. México también hizo lo propio ante Cuba con un marcador parecido a uno de béisbol, un espectacular 7-0

En el primer partido de la Copa entre canadienses e isleños, Jonathan David abrió el marcador a los 33 minutos con una gran definición al aprovechar un error garrafal de la defensa y amplió la ventaja a los 53 al superar al arquero en otro mano a mano.

Junior Hoilett puso el 3-0 en el 63, tras un gran centro de la perla del equipo, Alphonso Davies, y Scott Arfield, en el 67, cerró el choque con un gran disparo desde la frontal.

Canadá fue muy superior y pudo incluso ampliar la diferencia de haber estado más acertado de cara al arco, pero también dejó numerosos agujeros defensivos que podrían haberle costado caro.

Davies, promesa del Bayern Múnich, fue un puñal constante en el costado izquierdo de sus rivales, aprovechando su velocidad y su técnica individual para generar superioridades constantemente.

Así, mientras el extremo creaba, David era el encargado de definir sus acciones, encontrando demasiados espacios a la espalda de la zaga y dentro del área.

Entre ambos martirizaron a la defensa rival, impotente ante las acometidas constantes de sus oponentes.

Sin embargo, Kevin Fortune y sobre todo Kevin Parsemain gozaron a su vez de claras ocasiones para ponerse por delante o para igualar más tarde la contienda pero se encontraron con el portero Milan Borjan y no lograron definir con precisión en ninguna de ellas.

Con este resultado, Canadá, campeón del torneo en el año 2000, lidera junto con México el Grupo A con tres puntos, con Martinica y Cuba últimas.

Aztecas goleadores

El director técnico argentino de la selección mexicana, Gerardo Martino, no podría haber imaginado un debut más redondo en competición oficial: el Tri sometió a Cuba 7-0 en el estreno de ambos en el Grupo A de la Copa Oro-2019 y presentó su candidatura al título desde el primer día.

También en el Rose Bowl de Pasadena, en California, y arropado por 65.000 aficionados, México encarriló la contienda en la primera mitad a través de los tantos de Ariel Antuna (2, 44), Raúl Jiménez (31) y Diego Reyes (38), que dejaron el encuentro visto para sentencia.

En la segunda parte, con un público entregado y las gradas llenas de banderas festejando el resultado, Jiménez hizo el quinto (64), Alexis Vega el sexto (74) y Antuna cerró la goleada en el 80 para dejar el tercer resultado más abultado de la historia en la competición, solo por detrás de su 9-0 a Martinica en 1993 y su 8-0 a Canadá en esa misma edición.

Nosotros teníamos que marcar en 90 minutos la diferencia que a priori había a nivel individual con el rival. Creo que lo hemos hecho en general muy serios. Uriel (Antuna) destaca por los tres goles pero creo que la seriedad ha sido el sello distintivo de este equipo“, señaló el Tata en conferencia de prensa.

Hemos plasmado nuestra superioridad con mucha seriedad. Teníamos la ilusión en hacer un buen partido, en enderezarlo desde el comienzo, en no dar oportunidades al rival, en ser serios durante los 90 minutos y creo que esos objetivos se pudieron conseguir, agregó.

México había ganado a Cuba en 12 de sus 13 enfrentamientos previos, con 44 goles a favor y seis en contra. Con esos antecedentes y con la exigencia propia de un equipo de Martino, los aztecas salieron a sentenciar desde el pitazo inicial.

Y, 117 segundos después, Antuna convirtió el tercer tanto más tempranero de la historia de la Copa Oro y el más rápido en la historia de su país en un torneo de selecciones absolutas, superando el de Luis Flores en México-86, que llegó a los 138 segundos.

El delantero, sorpresa en el once titular, devolvía así la confianza del DT argentino.

El Tri no se conformó y se lanzó a por más. Carlos Salcedo, a los 5, Luis Rodríguez, a los 9 y Andrés Guardado, en el 17, rozaron el segundo pero no estuvieron acertados de cara al arco.

Tampoco Jiménez, que marcaba diferencias en tres cuartos de campo una y otra vez pero erraba en la definición hasta que en el 31 aprovechó un espectacular pase entre líneas de Guardado para fusilar las redes.

El capitán azteca volvió a aparecer en el tercero al lanzar el saque de esquina que remató Reyes a la mallas mientras Antuna, al borde del descanso, firmaba la goleada tras solo 45 minutos.

Martino sonreía en la banda y la estadística hablaba por sí sola: el Tri había tirado 15 veces al arco, por ninguna de sus rivales, y había dominado el balón el 75,7% del tiempo.

Tras el paso por vestuarios, México siguió percutiendo los carriles de sus oponentes una y otra vez, encontrando los huecos pero faltándole claridad a la hora de definir.

Carlos Rodríguez volvió a acariciar el gol en el 57 así como Guardado en el 60 con un zurdazo escorado hasta que apareció Jiménez de nuevo para sellar el quinto con un potente disparo dentro del área.

La diferencia de talento era evidente y Cuba aguardaba absolutamente superada el final del encuentro, disparando por primera vez a los 66 minutos un tiro muy desviado y poniendo en apuros a Guillermo Ochoa una única vez, a los 76, con un remate lejano de Aricheell Hernández.

Apenas dos minutos antes, el recién ingresado Vega había ampliado la diferencia en otra acción por banda que los cubanos no supieron defender en todo el encuentro y Antuna de nuevo cerró el choque poco después.

El juego acabó entre olas y “olés” de los aficionados mexicanos, felices por el marcador y el juego desplegado por los pupilos de Martino, máximos favoritos a hacerse con el título junto a Estados Unidos

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...