El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

¿Es el final del béisbol que conocemos?

Desde que Rob Manfred reemplazó a Bud Selig como comisionado de las Grandes Ligas, se ha empeñado en darle al béisbol un cambio drástico, ajustado a la idea de hacer ese deporte más atractivo y con un ritmo de juego más acelerado.

Para Manfred la esencia tradicionalista del béisbol como lo conocemos, puede atentar contra el interés de las futuras generaciones, más allá de que actualmente es una de las industrias más lucrativas en el deporte mundial.

Esa “falta de acción” que acusa la oficina del comisionado de Major League Baseball, los ha llevado a considerar los cambios más radicales en el juego en más de un siglo.

Limitar los cambios de lanzadores relevistas, restringir los shift (formaciones defensivas especiales), alterar la zona de strike e instalar un reloj de 20 segundos para cada lanzamiento, son algunas de las ideas que Manfred desea implementar e corto plazo en el béisbol.

El juego ha cambiado de manera dramática. Cambió orgánicamente. Ha fluido a donde lo han llevado el espíritu competitivo de managers y decisiones gerenciales. Y el punto es, si se toma una imagen luego de 40 años y se dice, wow, así es como luce ahora y así es como solía lucir, ¿Debemos pensar en lo que ha ocurrido y si queremos permitir que siga por el sendero por el que va?", indicó Manfred.

Los últimos ejemplos que existen de notorias cambios en la pelota, se remontan a 1889 cuando se redujo a cuatro el número de bolas para otorgar un boleto o en 1889, año en que la Liga Americana adoptó el bateador designado.

Todos estos cambios que planea aplicar Manfred, en su condición de comisionado, deben ser aprobados por los propietarios de los equipos de las Grandes Ligas y por la Asociación de Jugadores de MLB.

Debate polémico

La premisa de que de manera gradual, año a año disminuye la producción de carreras e incrementa la relación de ponches, junto a la necesidad de darle un mayor ritmo al juego, es el punto de partida en la discusión que se plantea Manfred.

La evolución natural del juego ha llevado a los mánagers y gerencias a estudiar cómo se reduce el daño que pueden aplicarles sus oponentes, razón por la que temporada tras temporada se incrementa la aplicación de distintas formaciones especiales defensivas para cada tipo de bateador, y el uso de relevistas especializados para determinadas situación de juego.

“Creo que podría hacer un argumento que el uso de más relevistas han alargado el juego”', manifestó Manfred. “Más cambios de lanzadores se ha ralentizado el ritmo de juego y la eficacia increíble de algunos de esos pitchers le roba algo de la esencia del juego: hacer carreras”.

Y el promedio de juego por un partido de nueve entradas es de exactamente 3:00 horas.

Desde 2010 la implementación de shift pasó de tres mil 323 a 26 mil 138, en lo que va de campaña, según cifras de FanGraphs. Sin duda, un factor clave al momento de analizar por qué se producen menos carreras en la actualidad.

Miguel Cabrera y José Altuve, pueden tomarse como la excepción de la regla.

"No estoy diciendo que los shift son necesariamente algo malo”, manifiesta Manfred. “Pero influye en lo que la gente quiere ver cuando compran el boleto para ir al estadio”.

De acuerdo a cifras de Basebal Reference, esta campaña existe un promedio de 7.8 lanzadores utilizados en encuentros de nueve innings, con un promedio de 15.98 ponches por desafío; sin embargo, se han conectado 2.12 jonrones por partido, la mayor cantidad desde 2000, con una media de 8.98 anotaciones, la más alta desde el 2009.

Si bien Manfred desea una mayor producción de carreras en menor cantidad de tiempo, ambos aspectos están directamente relacionados con lo que sería la duración de un partido, a mayor numero de anotaciones, es mayor el tiempo que ambos equipos estarán sobre el terreno.

“Cuando hay una nueva administración, es un buen momento para hacer realmente una duro análisis del producto. Creo que hay piezas en este proyecto que aún no están completas, incluyendo lo que nuestros fans están viendo, lo que les gusta y lo que no les gusta, y verlo de en una manera más comprensible de lo que hemos hecho en los últimos años”, argumentó el comisionado del béisbol.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...