El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Erupción de poder: Criollos superan notablemente sus registros en jonrones en la MLB

Bigleaguers criollos superan notablemente sus registros en jonrones. Odor y Galvis han alcanzado el doble de cuadrangulares de la pasada campaña. El camarero de los Rangers es el primer jugador de su posición, que a su edad, supera los 30 jonrones.

El hecho de que por primera vez la representación venezolana en las Grandes Ligas tenga, hasta ahora, ocho peloteros con al menos 20 jonrones en una temporada, se debe en gran parte al despunte de poder de peloteros que, antes de esta campaña, no habían dado señas de las características ofensivas que lucen hasta ahora.

Rougned Odor, José Altuve, Freddy Galvis y Eugenio Suárez, han sobrepasado cualquier proyección hecha antes de esta zafra. Todos han superado sus topes personales, elevando al doble la cantidad de estacazos conectados antes del 2016.

Odor es el abanderado criollo al momento de evaluar a los peloteros de mayor progresión esta campaña, luego de disparar 16 cuadrangulares en 2015, este año pasó a ser segundo criollo que a su edad (22 años) colecciona al menos 30 vuelacercas y 30 o más dobletes en un mismo campeonato, uniéndose a Miguel Cabrera.

“Considero que Rougned tiene las condiciones para alcanzar los nú- meros de Robinson Canó, a lo mejor dirán que estoy loco”, señaló el scout Miguel Nava.

“Su regreso a ligas menores el año pasado le hizo entender muchas cosas en su ofensiva, aceptó sus detalles y aprendió a batear mejor. El se va a consagrar como un jugador élite, al igual que (José) Altuve o Carlos (González)”.

El camarero de los Rangers de Texas es el primer pelotero de su posición, que a su edad, llega a 30 estacazos en una temporada. Tomando en cuenta este mismo parámetro, es el quinto miembro de la franquicia, al lado de Jeff Burroughs (1973), Pete Incaviglia (1986), Rubén Sierra (1987) y Juan González (1992).

“Trato de jugar día a día y ayudar a ganar a mi equipo, sin pensar el futuro y los números”, indicó Odor al Star-Telegram. “No soy un jonronero, creo que soy más un bateador de contacto, de pasillos. Solo intento golpear la bola con contundencia todo el tiempo. Si es un cuadrangular está bien. Es bueno dar jonrones, pero no voy a batear pensando en sacar la bola todo el tiempo”.

Venezolanos-MLB-VersiónFinal copia

Batazos gigantes

El mismo Altuve ha manifestado públicamente estar sorprendido por la cantidad de batazos de vuelta completa que suma este año (24), ocho más que los 15 que representaron en 2015 un tope personal.

El intermedista de los Astros es el líder en promedio de bateo de la Liga Americana (.340) y considerado uno de los jugadores con más méritos para ser considerado en las conversaciones al premio del más valioso.

Sus 67 extrabases en esta campaña son un nuevo tope personal a falta de 18 encuentros para el nal del calendario regular. Altuve podría superar las 25 conexiones de largo alcance. El último segunda base que ganó un título de bateo con un average superior a los .335 y 25 o más jonrones fue Rogers Hornsby en 1925.

Con fuerza

La defensiva de Galvis siempre será su carta de presentación en las Mayores; sin embargo, el torpedero criollo de los Filis de Filadel a está a dos bombazos de ser el segundo shortstop de la organización con 20 o más jonrones en una campaña.

Solo Jimmy Rollins lo ha logrado. Antes de este año, Galvis se había volado la cerca 20 veces en mil 73 turnos al bate, durante un lapso de cuatro zafras. En 2016 el “Toco” se ha ido para la calle en 18 ocasiones, 11 más que su anterior marca personal, uno de los aspectos más sorpresivos entre la legión criolla en el big show.

Galvis asegura que la fuerza de sus batazos se debe a los ajustes que hizo en la mecánica de su swing, basados en los consejos del coach de bateo Steve Henderson.

“Me dijo que debía quedarme atrás en mi swing tanto como sea posible y golpear la bola con fuerza en el momento justo, tratar de pegarle a la pelota en frente de mi pierna trasera” indicó Galvis al diario Philly Voice.

“Desde entonces he mantenido todo mi peso en la pierna de atrás y espero la bola tanto como puedo, nada de ir a buscar los pitcheos. Creo que ahora todo hizo ‘clic’, siento mi swing más natural”, manifestó Galvis, quien está batea .271, con un OPS de .901, con nueve cuadrangulares y seis dobles un sus últimos 30 partidos. Asdrúbal Cabrera (19), junto con Galvis (18), podrían elevar a 10 la cifra de bigleaguers criollos con 20 jonrones en una temporada regular.

La marca anterior fue de siete en 2004. Del mismo modo que Galvis, la explosión de Suárez con el madero ha sido notable. El antesalista de los Rojos de Cincinnati mandó 13 pelotas a las gradas el campeonato pasado para elevar a 20 en 2016 su nuevo récord individual.

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...