El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

DAMOS VERGÜENZA

 

Si para Rafael Dudamel había motivos para sentir vergüenza con el país, al igual que toda la selección nacional, ahora aumentaron en cantidad. En una gris presentación Venezuela cayó 0-2 con Brasil en la décima jornada de las eliminatorias mundialistas.

Sin triunfos, con desánimo, dos puntos y más hundida que nunca en la última posición la Vinotinto sigue cargando la pesada cruz en el calvario hacia Rusia 2018. Los motivos para consolarse, habituales desde la Copa América Centenario, son más escasos.

En Mérida llovió sobre mojado una vez más.

El combinado patrio comenzó el partido con cierta iniciativa y rasgos que invitaban al optimismo como ver a Arles Flores yéndose de la primera línea de volantes a presionar alto para recuperar.

En un balón que se ganó de esa manera, Venezuela intentó gestar un ataque desde atrás y retrocedió con Dani Hernández, quien pifió terriblemente y cedió para Gabriel Jesús y al minuto ocho el delantero del Palmeiras facturó el regalo con una delicada vaselina.

Apareció de nuevo el error habitual en todo el premundial. Los mismos que llevaron a Noel Sanvicente, técnico anterior, sentirse el “rey de los regalos”, una realidad que no parece cambiar. Fallos de todos los colores y que durante 10 fechas han aparecido en todos los recuentos de “bloopers”.

Y después de la equivocación, el derrumbe. Brasil se apoderó de las acciones y mostró su nueva cara adquirida con Tite que desde su llegada acumula 12 de 12 puntos para escalar a la cima de la tabla.

La pentacampeona del mundo hizo gala de sus atributos con un equipo compacto entre líneas, dominio posicional y dictadura sobre el balón. No mojada pero empapaban y se ponían cerca del segundo gol.

La Vinotinto esperaba de un arranque individual exitoso de Adalberto Peñaranda o Juan Pablo Añor. El del El Vigía tuvo una sobre el final del primer tiempo en una corrida de 30 metros que intentó definir al quedarse sin ángulo sin frutos.

Nada duró la ilusión de la segunda mitad. Venezuela no encontró la manera de que luego del descanso se pudiera pensar con el empate.

La segunda cachetada llegó al minuto 53 en una jugada que la verdeamarelha hizo ver realmente fácil. Filipe Luis y Renato Augusto se combinaron por la izquierda y con un centro rastrero encontraron a Willian cerrando con una diagonal para convertir el gol a placer. En unos pocos segundos, la visita alargó ventajas al ganarles a los dos laterales criollos.

Rafael Dudamel dio ingreso a Alejandro Guerra y el equipo dio su mejor cara pero el partido cayó en un intercambio de golpe a golpe ofensivo en el que los amazónicos resultaron ganadores al no caer más goles. Salomón Rondón tuvo un par de claras que no entraron.

Faltando un cuarto de hora para el final, las torres de iluminación cedieron y el Metropolitano se quedó a oscuras. No hubo mucho por añadir de ahí en adelante, en esta eliminatoria ya no hay nada por hacer. El último que apague la luz.

VALORACIONES

Dani Hernández (2): Su error hizo venir abajo toda la planificación, pero pudo evitar algunos daños mayores.

Roberto Rosales (3): Sol en Málaga, sombra en la selección. Ni seguridad defensiva y nula proyección.

Wilker Ángel (3): Errático en las salidas e inseguro al anticipar. Sin embargo, tuvo un par de buenos cierres

José M. Velázquez (5): Sigue pisando fuerte en su reclamo por la titularidad. Desluce junto con el colectivo

Rolf Feltscher (6): Sobresaliente pese a algunas de sus limitaciones. Se animó con éxito en la ofensiva

Arles Flores (4): Cauteloso a la hora de entrar y sin problema de faltas pero dando excesivas libertades

Tomás Rincón (4): Fajado y bregador pero de poco deja de ser ese encargado de dar el primer pase limpio

Juan P. Añor (4): Estéril en la ofensiva. Se mostró poco de su talento y le costó un mundo asociarse en ataque

Adalberto Peñaranda (5): Sigue dejando destellos de su calidad pese a su edad. No soltó la pelota a tiempo

Josef Martínez (3): Perdido en los últimos metros. Por ratos parecía incomodar a Salomón Rondón como dupla

Salomón Rondón (4): Sigue sin ver arco ni de encontrar mayores espacios. Excesivamente sacrificado.

LOS CAMBIOS DE DUDAMEL

Alejandro Guerra encontró la manera de darle dinamismo al ataque pero los mejores minutos no pudieron aprovecharse. Rómulo Otero y su ingresó coincidieron con el apagón y baja de ritmo. Yangel Herrera, debutante, sin influencia.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...