El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

A Cabrera le toca hacer ajustes

Los problemas ofensivos que atraviesan los Tigres de Detroit a inicios de temporada están altamente relacionados con la poca productividad mostrada por Miguel Cabrera, hasta ahora.

El criollo amaneció con promedio de .206, apenas un jonrón y solo seis remolcadas en sus primeros 16 juegos del año, cifras que no compaginan con la trayectoria de 14 años mostrada por el slugger en la gran carpa y que no ayudan a los Tigres en la disputa por el banderín de la división central de la Liga Americana.

De hecho, el único arranque similar que vivió Cabrera fue en 2014, cuando con la misma cantidad de juegos, bateaba para .206 de promedio, con .275 de porcentaje de embasado. Esa campaña, el maracayero redondeó una zafra positiva con todo y las molestias físicas que lo estuvieron mermando.

Más pitcheos quebrados

Las razones del flojo inicio de “Miggy” tienen varios aspectos qué trabajar, por lo que el venezolano afronta una etapa de ajustes. Entre ellos, la manera en cómo los pitchers contrarios encaran ahora sus turnos.

El inicialista ha visto casi un 10 por ciento menos de rectas esta temporada (49.8%) respecto a las anteriores, cuando el promedio en su carrera ha sido de casi un 60 por ciento. La razón obedece a que Cabrera es uno de los mejores bateadores de ese pitcheo en el béisbol, (OPS. De .985 ante rectas, cuarto mejor en MLB) por lo que los lanzadores contrarios han distribuido mejor su repertorio ante el criollo, haciendo más pitcheos quebrados, como lo revela el análisis de Fangraphs.

Ante Cabrera, los rivales han aumentado el uso de los pitcheos rompientes, siendo el cambio y la curva los más utilizados, pasando de solo un 8.2 y 7.4 en 2015, respectivamente, a un 12.9 y un 11.1.

También ha aumentado ligeramente el uso del cutter, que pasó de un promedio histórico de 4.5 a 7.9 por ciento.

Menor contacto

Otro aspecto llamativo es la efi cacia en cuanto al contacto ante pitcheos fuera y dentro de la zona de strike. Allí también el de Maracay evidencia un declive estadístico. Mientras en esta campaña su porcentaje de contacto ante pitcheos que cayeron en strike es de 85.5, en 2015 fue de un 89.4, y en 2012, año de la triple corona, llegó a un pico de 90.1.

Alarmas apagadas

A Brad Ausmus, mánager de los bengalíes, todavía no le preocupa el lento inicio de su tercer bate en las primeras dos semanas de campeonato. El timonel confía en que el slump de “Miggy” acabe en “cuestión de tiempo”.

Cabrera ha estado tomando prácticas de bateo adicionales, tanto en la caja de bateo como en el terreno, buscando retomar el ritmo que lo ha llevado a ser considerado el mejor bateador derecho de su generación y encaminado a ser uno de los más prolíficos de la historia.

“Todos sabemos la clase de bateador que él es”, dijo Ausmus al Detroit Free Press. “Lo bueno es cómo Miguel afronta este problema: trabajando. No se deja consumir por la situación. Eso hace un pelotero del calibre de Cabrera. Creo que lo superará más temprano que tarde”, contó.

Respecto a la mecánica de bateo, Ausmus aseguró que “es poco lo que se puede cambiar de un bateador de esa talla”, pero el criollo trata de rescatar su movimiento de piernas posterior a la cirugía a la que fue sometido a fi – nales del 2015, síntoma que detectó el coach de bateo, Wally Joyner. “Tiene tan buen swing que de igual manera conecta muchos hits, pero está tratando de hacerlo un hábito de nuevo”.

cuadroversionfinal

cuadroversionfinalll3

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...