El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Zulianos venden sus joyas para comprar comida

El valor del oro va más allá de lo que una balanza puede medir. El mercado de compra-venta y empeño del metal precioso en Maracaibo va en crecimiento desde hace unos seis meses, pero aunque no es una novedad buscar liquidez de esa manera, la razón para utilizar esta vía es cada vez más efímera.

Por ejemplo, antes una persona utilizaba sus joyas para conseguir dinero ante un problema económico, una emergencia o pagar los estudios de los hijos. No hay mayor gratificación que perder unas cuantas prendas pero recuperarlas convertidas en una medalla de profesión.

No quiere decir que recientemente estas acciones no se den. Sin embargo, las personas visitan las agencias de empeños para cambiar sus preciadas reliquias por dinero para adquirir algunos artículos de primera necesidad o en última instancia para salir del país.

joyerias2

La intercepción de la avenida Bella Vista con calle 72 es una meca para este tipo de transacciones. Henry Núñez, vendedor de la joyería Grupo Platino, contó el pesar que sintió al recibir a una señora que vendió con tristeza una cadena que ha pasado de generación en generación.

“Todas las prendas tienen un valor sentimental”, considera Núñez, quien entonces tiene que decirle al cliente cuánto pesa y vale ese sentimiento materializado que quiere vender, incluso calificar la pureza, si es nacional o internacional.

“Ahorita los clientes llegan y dicen ‘era un recuerdo que tenía’ pero como necesitan para la comida y tampoco uno puede estar con eso en la calle por la inseguridad, prefieren venderlo”, explicó Núñez, al tiempo que afirmó que a diario recibe entre 30 y 40 personas.

La Joyería La Confianza queda al lado, ahí la gente suele llegar con sus prendas para empeñar, luego de haberlas recuperado de otro establecimiento. Así dijo Rita López, vicepresidenta del local, que está abierto las 24 horas del día.

En su experiencia de un año en la joyería, la dama aseguró que desde hace como seis meses se ha incrementado el número de clientes pero solo para vender su oro, “por la situación del país”. Al igual que sus vecinos, la gente va a La Confianza a vender reliquias familiares “con el dolor de su alma”.

Al cruzar la calle 72, se encuentra la Joyería Millenum, donde hacen empeños y compra de oro. Precisamente dos clientes muy contrastantes estaban negociando sus prendas: una señora a mitad de gestación quería vender un crucifijo de oro por el que le ofrecían casi 20 mil bolívares. Mientras un hombre, uniformado de militar, vendía un anillo de graduación, cuyo valor superaba los 100 mil bolívares.

“Con esta situación todo el mundo está vendiendo sus prendas más que todo para pagar el colegio, los útiles o la inscripción en la universidad”, explicó Joselyn Rico, vendedora del local desde hace tres años, quien también detalló que desde hace unos meses la gente se acerca con mayor interés por vender que para empeñar.

joyerias_

Valor del oro
En esta especie de “Gold street” se maneja un precio para la compra de 25 mil bolívares por el gramo de oro internacional de 18 quilates, mientras que para el nacional está en 24 mil bolívares, muy por debajo a la cotización del oro que llega a superar los mil dólares la onza troy, que equivale a 31,1 gramos.

El profesor Alberto Castellano, economista de la Unidad de Investigación de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad del Zulia (LUZ), indicó que el precio del “oro roto” en las joyerías de la ciudad no ha aumentado considerablemente comparado con el incremento en el costo en el mercado internacional.

Por otro lado, indicó que estos “activos” de las familias, usualmente son comprados como materia prima para fabricar nuevas joyas (anillos de graduación, dijes o aros de matrimonio) que salen a la venta con mayor precio.

Crisis de la moneda
La escasez de billetes ha creado un obstáculo para este negocio, puesto que a veces limita la compra de oro a cierta cantidad diaria por no poseer efectivo suficiente en caja para la demanda. Sin embargo, algunos locales han modificado su modalidad a transferencias bancarias electrónicas para manejar mayores cifras sin pasar por el engorroso proceso de buscar efectivo.

Esta situación de crisis del bolívar, despertó el llamado de diputados de la Asamblea Nacional de pedir al Banco Central de Venezuela (BCV) la emisión de billetes de mayor denominación, debido a que la inflación “se comió” el poder adquisitivo de los venezolanos.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...