El diario plural del Zulia

Venezuela vive otra Semana Santa digital y en casa por nueva ola de Covid-19

Con excepción de la caravana católica del Nazareno de San Pablo, las calles han lucido desoladas y la mayoría de los comercios se han mantenido cerrados, algunos trabajando solo media jornada o a puerta cerrada

La segunda ola de Covid-19 en Venezuela dejó las playas y las calles desoladas, ya que la mayoría optó por cumplir la cuarentena radical anunciada por las autoridades para el control de la pandemia, según dijeron varias personas a Sputnik.

"En estos días era común bajar por lo menos un día a La Guaira y pasar el día en la playa, pero con esta pandemia desatada… así el Gobierno no declarara radical yo tenía pensado quedarme en mi casa", dijo Raiber Urbina, de 47 años, mientras realizaba compras en un supermercado del este de la ciudad.

Hace tres semanas, el Gobierno informó que se habían detectado los primeros casos de las variantes P1 y P2 del Covid-19, conocidas como brasileñas, las cuales se transmiten más fácil y son más letales.

Como consecuencia de ello, Venezuela ha reportado un significativo incremento diario de casos positivos y se ha duplicado la cifra de fallecidos por jornada.

Ante ello, con excepción de la caravana católica del Nazareno de San Pablo, que concentró algunos grupos de creyentes en varios puntos de Caracas, las calles han lucido desoladas y la mayoría de los comercios se han mantenido cerrados, algunos trabajando solo media jornada o a puerta cerrada.

No es precisamente lo que esperábamos para Semana Santa, pero no podemos hacer nada más, cada vez son más las personas cercanas contagiadas o fallecidas por este virus, así que, si toca esperar y trabajar solo llevando la comida a domicilio, así será", dijo Samuel Fernández, encargado de un negocio de comida en el centro de Caracas.

En un año, entre marzo de 2020 y de 2021, los casos de Covid-19, aunque tuvieron semanas de repunte, se habían mantenido bajo control, pero la llegada de esta variante ha obligado a los hospitales y al personal de salud a redoblar sus esfuerzos.

La parte más difícil es mantener a los niños tanto tiempo en casa, aseguraron las madres y padres consultados.

"En estos días no siento confianza ni de ir a una plaza, a mis dos niños les ha tocado quedarse pegados en videojuegos, o hacer noche de películas para hacer más divertida esta semana libre en cuarentena, y lo peor es que fue lo mismo el año pasado", aseguró Jamilet Pereira, residente de Guarenas.

Como en casi todo el mundo, en Venezuela el Covid-19 ha repuntado, lo que obliga a los gobiernos a decretar restricciones.

En el caso de Venezuela, se declaró una cuarentena radical estricta que obliga a mantener cerrados centros comerciales, restaurantes, ventas de repuestos y todo tipo de negocios que no sean de alimentos o medicamentos.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...