El diario plural del Zulia
TOPE AMERICARGO

Transportistas paralizan el casco central por inseguridad

Con una andadera se bajó de un vehículo particular que la dejó en Puente España. No pudo ir más allá. Un vecino le hizo el favor de llevarla para que tomara un carro por puesto que la trasladaría hasta Santa Lucía, sector donde reside. Elsa Piña tuvo que caminar hasta el Malecón porque desde la estación Libertador del Metro de Maracaibo hasta Plaza Lago el paso estaba cerrado.

Cocos azules, blancos y amarillos, encima del latón destruido y rayado de los carros por puesto identificaban las rutas del transporte público que se plegaron al paro. Orlando Riera fue el organizador, él es el presidente de la ruta Haticos y desde la semana pasada está exigiendo más seguridad, mejor vialidad y el descongestionamiento de la avenida Libertador para llevar a los pasajeros hasta su destino.

“A ellos lo que no les gusta es trabajar. Si uno va hasta al final te dejan en Plaza Lago, te bajan en medio de la carretera y uno a esta edad corre riesgos, sobre todo con mi discapacidad”, dice Elsa mientras camina en medio un cúmulo de gente que da pasos apresurados. La esquivan por su lentitud y ella solo va concentrada y protege su cara del sol con su mano derecha. Hay una contraposición. Otro grupo de personas está en contra de la manifestación. “Esto lo que hace es que uno pierda el tiempo”, esboza un grupo de damas de la tercera edad frente al Metro.

Los choferes de Sabaneta, Pomona, La Polar, Kilómetro 4 y Haticos estaban desplegados en varios puntos. Reclaman que unos 25 vehículos son hurtados mensualmente. La semana pasada uno de los tantos atacados por la delincuencia fue un chofer de Sabaneta, según relata Luis Urdaneta, presidente de la ruta. “Eran las 5:30 de la mañana”, dice aún asombrado. Cuenta que fueron dos mujeres el señuelo. Estaban paradas por el Centro Comercial Las Pulgas, más adelante, con puñal en mano lo obligaron a pararle a tres hombres, ellos lo metieron en la maleta y lo dejaron botado en La Victoria. “Tengo a 44 choferes sin trabajar porque les fueron robados sus vehículos”, concluye.

La inseguridad no es el único problema. Los huecos muerden sin piedad los cauchos de los vehículos, desajustan el tren delantero y causan estragos en los amortiguadores. Ellos no tienen cómo pagar un mecánico. La ganancia diaria se les va toda en comida.

Eso se lo están explicando al jefe del Cuerpo de Policía Bolivariana del estado Zulia, del casco central, José Sánchez quien pregunta el motivo de la paralización. Continúa caminando gente para salir del bloqueo de los “carritos”. Sánchez responde y se compromete a mantener sin obstáculos –carros estacionados y carretilleros– la avenida Libertador.

Repuestos caros

Los profesionales del volante hicieron un llamado a la Fundación Fondo Nacional de Transporte Urbano (Fontur) debido a que los precios de los cauchos en la Proveeduría están fuera de su alcance monetario. “No puede ser que un caucho cueste 48 mil, 68 mil o 73 mil bolívares. Qué es eso y de paso los traen perfil bajo que eso no nos sirve”, denuncia Fernando Sánchez, directivo de Sabaneta.

A las 12:00 del día cesaron el cierre. Los funcionarios policiales se comprometieron a servirles de enlace para hablar con el Ejecutivo regional en lo respeta a su competencia en materia de seguridad.

Así como Elsa, varias personas quedaron varadas debido a que cinco rutas de Metrobuses que salen desde la estación Libertador se mantuvieron inoperativas hasta el levantamiento de la protesta.

El equipo de Versión Final trató de comunicarse con Patricia González, presidenta del Imtcuma pero el contacto no fue posible.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...