El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Tesoros en Venezuela, el oasis de las antigüedades en el Zulia

En Tesoros de Venezuela, ubicada en el C.C. Gran Bazar, local 1429, los interesados podrán apreciar desde objetos prehistóricos, antigüedades de la cultura nacional e incluso pueden vender aquellas piezas de valor que poseen tantas familias comunes con procedencia de épocas o cosas comunes con antecedentes e historia

Como una reliquia histórica, entre las variedades del comercio que dispone el C.C. Gran Bazar, se encuentra Tesoros en Venezuela, C.A., “la única tienda de compra y venta de antigüedades del Zulia“.

Su nombre nació con el propósito de recordar que en “Venezuela aún hay tesoros pese a que los ciudadanos creen que no son de interés o que el país está totalmente perdido”, así lo testificó su propietario, Víctor Ríos.

El coleccionista, quien es ingeniero geólogo, aseguró a Versión Final que posee una de las pocas tiendas de antigüedades de la nación caribeña. “Somos la única que tiene el Zulia. En Venezuela sólo hay dos, una en Ciudad Bolívar y la nuestra“, agregó.

Consideró que son pioneros en el país en presentar este tipo de negocio de compra y venta.”Por ejemplo, la ‘Venezuela de Antier‘ tiene muchas piezas pero solo exhiben”, señaló Ríos.

Tesoros encontrados en casa

En Tesoros de Venezuela, ubicada en el local 1429 del centro comercial marabino, los interesados podrán apreciar desde objetos prehistóricos, antigüedades de la cultura nacional e incluso pueden vender aquellas piezas de valor que poseen tantas familias comunes con procedencia de épocas.

Todo tiene valor, unas valen más que otras. Por ejemplo, hay monedas que son sumamente comunes de estos últimos años, como el bolívar soberano, que no son de nuestro gran interés pero lo podemos negociar“, contó Ríos, al detallar que también buscan adquirir latas de refrescos, avisos de bebidas antiguas y monedas de 1965 en adelante.

También es de buen valor los billetes que proceden antes de 1972, barajitas de béisbol que anteceden el 1970, alcancías de bancos, documentos antiguos, fichas de haciendas y leproserías, letreros de empresas petroleras y otros.

“Hay cosas que no nos interesan como coleccionistas, pero en la mayoría de las oportunidades no dejamos de comprar algo independiente que no sepamos algo del objeto”, explicó.

Ríos subrayó que no solo hacen compras en la región occidental, también se trasladan o realizan adquisiciones virtuales en otras entidades venezolanas.

“Cada objeto antiguo o reciente son las palabras que describen la historia de un país o del mundo”, refirió el ingeniero geólogo.

@tesorosenvenezuela, como es conocida la tienda en Instagram, también dispone de objetos que son catalogados por muchos como “insólitos” aunque son comunes en cuanto a su adquisición.

Fósiles de hace 5 millones de años, como unos dientes de tiburón, y trilobites, animales prehistóricos de hace 460 millones de años, son algunas de las joyas que dispone la tienda.

Muchos dicen; ‘Deben valer mucho’, pero la realidad es que se encuentran con bastante facilidad. Son fósiles que están en las distintas áreas de la geografía nacional y mundial“, aseguró Ríos.

Comentó que también tienen monedas del año 300 antes de Cristo. “Son bastantes comunes y llegan con regularidad a la tierra, pese a que proceden de Roma”, dijo.

Las balas de cañón utilizadas en la Batalla Naval del Lago y una espada del Campo de Carabobo, son algunas de las piezas que atraen al coleccionista.

Entre los objetos nacionales también poseen relojes de Café Imperial “que son cosas del año 50 pero tienen su historia local”. Ríos enfatizó que desea adquirir un surtidor de gasolina antiguo, debido que son sumamente escasos.

Señaló que otra de las piezas que más le llama la atención de su colección es una sinfonola, las pintorescas y recordadas máquinas musicales que “son comúnmente mal llamada Rockola por su marca”.

“En los 50, 60 y 70’s, era común encontrar en cabaretes o bares una sinfonola. ‘Metias’ una moneda y automáticamente se reproducía una o más canciones, dependiendo como estuviese calibrada la máquina, ya que en ocasiones con una moneda podrías escuchar cuatro canciones y esto molestaba a los borrachos del lugar, ya que al terminar una que acababa de sonar uno de tantos se levantaba a introducir su moneda y dar inicio a la próxima, sorpresa para este que el anterior usuario le quedaban por ejemplo tres canciones más y se formaba la trifulca”, relató.

“El mercado es muy reducido en Venezuela”

El ingeniero aseveró que el mercado de coleccionistas es muy reducido en el país y que de hecho, “muy poco se vende solo se compra”.

“Estamos viviendo otra época donde no hay generación de relevo de parte de los jóvenes. Hay menos coleccionistas porque la mayoría del gremio venden sus objetos y por lo tanto los precios disminuyen a diferencia de Estados Unidos que tienen una moneda y cada vez agarra más valor porque hay más coleccionista, por tanto fluye la oferta y demanda”, describió.

Respecto al prototipo de un comprador, comentó que a cualquiera le puede dar curiosidad, “pero en Venezuela ha decaído porque entre más educación tenga más interés da la historia”. “Si no valoras la historia menos interés da coleccionar“, lamentó.

Para quienes deseen conocer más de los servicios de esta tienda pueden comunicarse al 0424-63010682 o al 0412-1688282 o dirigirse al C.C Gran Bazar en los horarios establecidos durante la flexibilización o radicalización del confinamiento por el coronavirus.

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...