El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Robo en estación de bombeo entre San Jacinto y “Canchancha” genera desborde de aguas negras

Comunidad señala a funcionarios de Hidrolago por ser los responsables de que el sistema de bombeo de aguas negras de San Jacinto esté desvalijado

Al llegar a la avenida 5, que divide el sector 18 de la urbanización San Jacinto con la barriada “Canchancha”, lo primero que se perciben son los fuertes olores de aguas negras, mientras se observa cómo la comunidad esquiva un río de agua maloliente para poder entrar a sus casas o trasladarse de un sector a otro.

Vecinos de estos sectores se aglomeraron en el sitio para exigir respuestas a los entes gubernamentales y, de una vez por todas, “dejen de estar pintando calles y avenidas principales, adornando, maquillando la ciudad, y volteen a mirar los sectores populares que están en total caos”, dijo María Jiménez, residente del sector 18 de San Jacinto.

Tenemos meses padeciendo de este botes de aguas negras y ningún ente ha venido a resolvernos. Pedimos a Luis Morillo, concejal de la parroquia Juana de Ávila que venga a atender la situación de esta calle porque sí saben venir cuando llega el CLAP y en elecciones, dijo Jiménez.

Los habitantes de estos sectores muestran fuerte preocupación por las enfermedades que se están desarrollando debido a la situación. Comentan que hay ancianos, discapacitados, enfermos crónicos y niños que padecen de afectaciones en la piel y respiratorios por las aguas fétidas que circulan en la avenida 5 entre San Jacinto y “Canchancha”.

Hurto de bombas

Dani González, uno de los afectados, asevera que el sistema de bombeo de aguas servidas en este sector fue hurtado. “El Bombeo succiona las aguas negras de San Jacinto, Canchancha, Loma Linda y Llano Alto y se las llevaron”. González dice que debido a esta situación, todas las aguas negras en San Jacinto se están desbordando. “Tengo llagas en la cabeza producto de esta contaminación”, comentó.

Jonny Moreno, denunciante, asegura que el personal de Hidrolago hurtaron las cuatro bombas que funcionaban en “El Bombeo”. “La misma gente de Hidrolago la vino a desvalijar porque decían que iban a proteger las bombas y los cuatro transformadores que allí funcionaban. Desde hace siete meses fue que sucedió esto”.

Comenta Moreno que el sistema de bombas las instaló el Centro Comercial Sambil para no saturar el sistema de aguas negras de San Jacinto por sus instalaciones.

Siempre salen con que no tienen recursos para trabajar, esa es la excusa siempre. Una vez los llamamos para que nos destaparan el colector de aguas servidas que está tapado en la calle y nos cobraron 120 dólares por hacer el trabajo pero a los meses volvió a colapsarse”.

“Gracias a Dios mi cocina está en el patio de la casa porque no sabría como cocinar con las aguas negras. Ahora no puedo ni recibir bien las visitas porque son insoportable los olores”, Dijo Amelia Nelson, vecina de este sector. El río de aguas negras atraviesa a unos escasos metros de su vivienda.

A pesar de mantenerse perenne este bote de aguas negras que aqueja a más de 20 familias, los vecinos han aprendido a lidiar con esta situación y convivir con los malos olores. Talleres mecánicos, mujeres embarazadas y con niños en brazos atraviesan estas aguas malolientes como si no ocurriera nada y, en ciertos casos, personas se sientan en el frente de su vivienda sin importar la insalubridad que aquí se genera.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...