El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

En riesgo 180 pacientes del IVSS por falta de diálisis

Hinchada por una infección en el catéter y días sin recibir tratamiento, Omaira Rodríguez espera respuesta a las afueras de la Unidad de Diálisis Medical Care, del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), ubicada en Sabaneta.

El miércoles, fue una de las pocas que recibió la diálisis, por su estado. Los insumos y kits disponibles en el centro no alcanzaban para el grupo de 90 pacientes que les tocaba. A los otros 90 les toca hoy.

Omaira apenas puede abrir sus ojos, pero relata que asistió “a todo riesgo” a la cita, porque el martes les informaron a los pacientes que las líneas y los macrogoteros para hacerles las diálisis eran pocos y no llevó las soluciones que, desde hace semanas, les piden.

Las soluciones cuestan 2.500 y hasta 3.000 bolívares y son dos por cada diálisis, de las tres que debemos hacernos semanal. No tengo de dónde sacar tanto dinero para comprarlas”, cuenta Omaira, quien lleva tres años recibiendo diálisis.

Según los pacientes, la gran mayoría apenas tiene recursos para transportarse a la unidad y desayunar algo, lo que es indispensable para recibir la diálisis, por lo que comprar las soluciones, los implementos del kit y todos los medicamentos para mantenerse estables les resulta cuesta arriba.

“Lo que falta según las enfermeras son las líneas, solo hay hasta el sábado y ni aunque quisiéramos comprarlas podríamos, porque eso solo lo puede adquirir el Seguro Social. En la calle no se consiguen”, explica Glenda Criollo, paciente hemofílica desde hace siete años.

Un día sin diálisis es restarles tres días de vida, explica Glenda. Su mayor temor es que dejen pasar los días sin suministrarles el tratamiento, porque significaría que su cuerpo se infecte con las toxinas, que no puede liberar naturalmente a través de la orina.

En la Unidad de Diálisis reina la incertidumbre. Esperan un cargamento con una fecha de llegada que aún no conocen y, mientras tanto, piden prestado pocas cantidades de insumos a otros centros, para atender ha algunos. El acceso al equipo reporteril de Versión Final fue negado, mientras los afectados esperaban afuera una respuesta concreta.

“Nuestra vida depende de esa máquina que está adentro. Esta enfermedad no espera. Las enfermeras no se niegan a atendernos, siempre y cuando traigamos todo, pero ese es el gran problema”, comenta Vicente Bracho. Su diálisis le tocaba ayer, como cada lunes, miércoles y viernes, pero la respuesta fue la misma. Las líneas no alcanzan.

La insuficiencia renal a diario desgasta un poco más el cuerpo de cada uno de ellos y ahora la preocupación por si conseguirán o no seguir sus tratamientos, se suma a sus malestares.

“No querían decirnos que nos estamos quedando sin tratamientos para no preocuparnos, pero tuvieron que hacerlo para que buscáramos la manera de conseguirlos por nuestra cuenta”, intervino Glenda nuevamente.

Los fármacos y vitaminas que permiten a los pacientes con insuficiencia renal mantenerse en un mejor estado, como la eritropoyetina, para subirles la hemoglobina, el ácido fólico, hierro y Benutrex no se consiguen. Hasta hace algunos meses el IVSS se los proporcionaba, hoy deben recorrer de farmacia en farmacia para conseguirlos.

Pacientes de la Unidad de Diálisis del Hospital Dr. Manuel Noriega Trigo, en San Francisco, tampoco recibieron ayer su tratamiento. La escasez de los insumos para atender este tipo de patologías, comienza a llegar hasta los principales centros adscritos al IVSS.

De los pocos kits que quedan en la unidad de Sabaneta, Omaira recibió uno. Entró pausadamente con ayuda de su bastón. Según sus “compañeros de dolencias” no desayunó y esto podría ser peligroso. “Puedes quedar en la máquina si te da un paro”, explicaron.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...