El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Repuntan enfermedades respiratorias por incendio en la Sierra de Perijá

No se dan cuenta de que mueren. Las personas que inhalan monóxido de carbono (CD) por largos períodos de tiempo entran en un estado de sopor cuando mueren. Cualquiera que respire este gas, bloquea la capacidad de su sangre para transportar oxígeno.

sierraversionfinal

El incendio que mantiene las nubes de humo en Los Ángeles del Tukuko genera cantidades exageradas de CD. Ocho mil personas que habitan los caseríos barís y yukpas de la Sierra de Perijá respiran contaminantes, lo que los lleva a pasar noches enteras en el ambulatorio rural tipo II por afecciones respiratorias diversas.

El monóxido de carbono tiene 20 veces más afinidad con la hemoglobina de los glóbulos rojos, según Edgardo Fernández, neumonólogo: “El oxígeno podría ser desplazado por el monóxido”.

Desde que se “prendió” la Sierra, hace un mes aproximadamente, se ha con rmado una muerte por complicaciones en las vías respiratorias. Era un bebé de once meses. Los síntomas fueron gripe, diarrea y vómito. Cada día trasladan al hospital de Machiques entre tres y cuatro pequeños enfermos. Fray Nelson Sandoval, misionero capuchino del Tukuko, lo sostiene.

El ambulatorio colapsó la primera semana de incendio. De diez casos diarios de asma o gripe pasaron a 60. Juvenal Muegues, director del único centro de salud de la zona, reconoció el aumento de los casos. Hasta inicios de semana, los números se mantenían entre 30 y 40 personas que llegaban a la emergencia. Presentaban la misma sintomatología.

Casos clínicos duplicados

El monóxido de carbono no tiene distinción cuando ataca. Su permanente aspiración produce lesiones en el pulmón y en el cerebro. El siguiente paso es el mareo, la falta de aliento, el dolor de cabeza, la confusión, las náuseas y el desvanecimiento. Al ambulatorio van desde niños hasta ancianos con dificultad para respirar.

imagenversionfinal.

—Es el humo—, asevera Marilyn, residente de la comunidad de Shatapa.

Marilyn es la madre de Odalina, una pequeña de once meses que desde el sábado no para de toser. Su nariz está tapada. La fiebre la pone de mal humor.

—Se siente mal, no para de llorar— agrega.

—Pero ya me dieron las medicinas; los jarabes, las pastillas, aquí lo llevo.

Una simple gripe podría terminar en broncoespasmo. Juvenal Muegues afirma que en el ambulatorio hay insumos y medicamentos. La Gobernación del Zulia lo dotó, informa. Ese mismo sábado, mientras Marilyn tenía acostada a Odalina en la camilla, se desarrollaba una jornada médica de la Fundación Vida Zulia en la cancha del Tukuko. Asistieron, en dos horas, a cien pacientes.

JP INCENDIO FORESTAL SIERRA DE PERIJA FOTO.JAVIER PLAZA (1)
Este es el convento y la casa-hogar de Los Ángeles del Tukuko; al fondo se ve el humo.

Fray Nelson Sandoval reconoció la dotación del centro de salud, pero aseguró que apenas completaron los implementos a finales de la semana pasada. No había ni soluciones y el nebulizador para las terapias respiratorias estaba dañado, según el misionero capuchino.

Los pacientes asmáticos y los que padecen de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) son más vulnerables al inhalar humo y al polvillo negro. Por lo general se descompensan en poco tiempo. Terminan, muchas veces, en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Azufre en el agua

cuadroversionfinal

Las partículas volátiles —producto de lo que se quema en la cordillera perijanera— caen en el agua de El Manantial, un río de donde se surten sesenta caseríos indígenas. Una vez allí, se disuelven y liberan azufre y nitrógeno, explica Ausberto Quero, ingeniero agrónomo especializado en el tema ambiental. De allí el aumento de enfermos por diarreas y vómitos. Si antes llegaban diez casos al ambulatorio, ahora se atienden veinte.

 

—Hay ceniza en agua… y humo. Tenemo’ que tapar los potes pa’ que no ensucie. Todos los días me levanto a revisa’ los potes— atestigua Lucinda Mukape, residente del caserío Virgen del Carmen.

Consumir agua contaminada altera el sistema digestivo. Quero alerta que el mismo daño se lo hace al ganado, microfauna y a los animales silvestres.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...