El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

“Peppa Pig”, dulzura y feminismo en potencia

La serie Peppa Pig fue puesta bajo el bisturí en diciembre por telespectadores de Australia. La inocente cerdita pasó a ser calificada como un peligroso agente feminista que encarna el comunismo, las visiones ecologistas del mundo, la pansexualidad, el multiculturalismo, además de una jovencita que una y otra vez socava la figura de la autoridad paterna.

Para quienes no lo saben, Peppa es una cerdita rosada de 5 años. Tiene un hermano, George, y vive con sus padres en una casa. Su mejor amiga es una oveja, Suzy. También hay amigos que son conejos, gatos, perros, cabras y cebras. El padre de Peppa no se afeita, tiene lentes y, a veces, es blanco de burlas de su propia hija.

Alex McClintock y Piers Akerman, columnistas, explican que la caricatura pudiera hacer alusión a un estilo de vida socialista, igualitaria. Señalan como tema principal de la serie al multiculturalismo, en una sociedad integrada por “sectores” del reino animal que se encuentra organizado en una comunidad donde zorros y conejos son vecinos y parecen vivir en armonía.cuadropeppa

Peppa hace referencia a temas ambientales y ecologistas, como el uso de bicicletas para el transporte, la separación de la basura en casa y clasificación de desechos en origen, pero es gracias a su sencillez y frescura que ha cautivado a la audiencia de etapa preescolar.

El político británico Norman Lamb, comentó que se necesitaban personajes homosexuales en la televisión infantil para enviar mensajes de amor sobre las relaciones del mismo sexo y sugirió a los productores de Peppa Pig incluir personajes de esta característica.

Esto en el contexto de un país soberano como Reino Unido que respeta las orientaciones sexuales y tiene un marco legal que señala la homofobia, permite uniones civiles para parejas homosexuales y promueve la anti-discriminación.

De acuerdo con estudios realizados por el doctor Alex Swanson el programa incita a los niños a tener “conductas y actitudes gay”. “El entorno y la dinámica del programa está dirigido y diseñado hacia modelos de comportamiento homosexual”, señaló. Esgrime que la serie no distingue géneros y abunda en supuestos mensajes con doble sentido.

La pregunta del debate
¿Se tratará de sólo vaivenes emocionales de una niña de su edad? De acuerdo con algunos críticos hay fuertes alusiones a tendencias feministas estableciendo igualdad entre hombres y mujeres y destacando en Peppa una actitud que busca autorrealización.

Para Manuela Fabbri, investigadora de Educación y Pedagogía, “así como la princesa Mérida, en Brave (Valiente), no tiene el objetivo de casarse y formar una familia, series como Las Winx, o Hannah Montana, entre otras, muestran la autonomía positiva de las féminas”.

Barbara Imbergamo, creadora del juego de cartas Cuntala, se refiere a los estereotipos sobre Peppa para el Diario Repubblica: “Me encanta la atención a las cuestiones de género, y también el hecho de que no se le dé publicidad obsesiva en todos los episodios. Los estereotipos de género, en realidad, a menudo esta serie los reproduce”.

Sobre la figura feminista que se perfila en la serie, el psiquiatra Fernando Castro, opina: “Si es equilibrado, contiene buenos valores morales y promueve la autonomía de la mujer, es positivo”.

Quedará de parte de los padres hacer una evaluación y estar más atentos a los mensajes que están expuestos los pequeños de la casa. Castro asegura que en cualquier caso no hay ningún daño en la propuesta de estos modelos, el problema viene cuando se propone algo tan natural como que es la única vía correcta.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...